Visto: 260072

 

Ley numero: 1259

Tema
CODIGO RURAL DE LA PROVINCIA
Autor
Poder Ejecutivo
Incidencias
-L.1314 CODOGO RURAL (B.O.6713, p.2. 26/07/00)
Texto

LEY Nº 1259

CODIGO RURAL

INDICE

Libro Primero

Título Único

De las Personas Rurales (Arts. 1 a 20)

Libro Segundo

De los Bienes Rurales

Título Primero

De la Propiedad Inmueble Rural

Capítulo I = Del Deslinde y Amojonamiento (Arts. 21 a 28)

Capítulo II = De los Cercos (Arts. 29 a 41)

Capítulo III = De las Tranqueras (Arts. 42 a 52)

Capítulo IV = De la Colonización y Recolonización(Arts.53 a 61)

Capítulo V = De la Conservación de los Suelos (Arts. 62 a 84)

Titulo Segundo

Capítulo I = De los Bosques en General (Arts. 85 a 104)

Capítulo II = Régimen de los Bosques Fiscales (Arts. 105 a 122)

Capítulo III = Prevención y Lucha contra Incendios(Art.123 a1 26)

Capítulo IV = De la Forestación y Reforestación(Arts.127 a 131)

Capítulo V = De los Desmontes (Arts. 132 a 134)

Capítulo VI = Del Fondo Provincial de Bosques (Arts. 135 a 136)

Titulo Tercero

DE LOS SEMOVIENTES

Capítulo I = De las Marcas y Señales (Arts. 137 a 163)

Capítulo II = De los Animales y Razas (Arts. 164 a 172)

Capítulo III = De los Animales Invasores (Arts. 173 a 177)

Capítulo IV = De los Rodeos y Apartes (Arts. 178 a 185)

Capítulo V = Otros Animales de Producción (Arts. 186 a 189)

Libro Tercero

DE LA CIRCULACION RURAL

Titulo Primero

Capítulo I = Del Tránsito Rural (Arts. 190 a 199)

Capítulo II = De los Caminos (Arts. 200 a 225)

Titulo Segundo

Capítulo I = De los Certificados de Compraventa y de la Guía de Transito (Arts. 226 a 237)

Capítulo II = De los Remates - Ferias (Arts. 238 a 241)

Capítulo III = Del Acopiador de Frutos (Arts. 242 a 244)

Capítulo IV = De las Barracas y Negocios de Aves y sus Productos (Arts. 245 a 247)

Libro Cuarto

Titulo Primero

DE LA POLICIA Y EL ORDEN SOCIAL RURAL

Capítulo I = De la Defensa Sanitaria (Arts. 248 a 271)

Capítulo II = De la Sanidad Vegetal (Arts. 272 a 283)

Capítulo III = De la Administración del Recurso Fáunico (Arts. 284 a 312)

Capítulo IV = De la Pesca ( Arts. 313 a 350)

Capítulo V = Disposiciones Comunes a la Caza y la Pesca (Arts. 351 a 354)

Capítulo VI = Del Orden Social Rural (Arts. 355 a 361)

Libro Quinto

Titulo Unico

De la Jurisdicción Rural (Arts. 362 a 367)

Capítulo I = Orden Judicial (Art. 368)

Capítulo II = Disposiciones Especiales y Transitorias (Arts. 369 a 379)

- LEY Nº 1259 -

La Legislatura de la Provincia sanciona con fuerza de ley:

CODIGO RURAL

LIBRO PRIMERO

TITULO UNICO

DE LAS PERSONAS RURALES

Artículo 1º: El presente Código Rural es el conjunto ordenado y sistemático de las normas administrativas, reglamentarias, de policía y jurisdiccionales de aplicación en el orden rural, para la seguridad de los bienes, desarrollo económico y bienestar de la comunidad.-

Artículo 2º: A los fines de este ordenamiento, se entiende como "establecimiento rural" o indistintamente "empresa agraria", a todo predio ubicado fuera del radio urbano de las ciudades o pueblos que tenga por destino principal la producción agropecuaria o forestal en cualquiera de sus especializaciones, con destino al mercado.

Artículo 3: El presente Código al fijar las normas jurídicas que regulan el ejercicio, los derechos u obligaciones derivados de la actividad rural en cualquiera de sus especializaciones, lo hace sin perjuicio de las ordenanzas que al efecto dicte la municipalidad de cada Departamento, dentro de la esfera de su competencia y para la seguridad e higiene de sus habitantes.

Artículo 4: Se entiende por sujeto rural a los fines de éste Código, a la persona física o jurídica, propietario, arrendatario, aparcero, poseedor, o tenedor a cualquier título, sus mandatarios, administradores o representante que actúan al frente de un establecimiento rural, y a todo aquel que efectúe un acto rural que genere una relación jurídica de esa misma naturaleza.

Artículo 5: Se denomina EMPRESARIO RURAL, a las personas que tienen a su cargo la dirección de uno o varios Establecimientos Rurales o Agrarios, con facultades de decisión en el manejo de la empresa.

Artículo 6: Para ser considerado empresario rural no es imprescindible que se halle establecido en predio de su propiedad, pudiendo ser poseedor o titular de contrato de usufructo, arrenda- miento, aparcería en cualquiera de sus especies, o de pastoreo, siempre que reúna las condiciones del artículo quinto.

Artículo 7: Será también empresario rural, quién sin hallarse establecido en predio de producción, cuente con unidad organizada de equipo para producir servicios conducentes a la producción agropecuaria o forestal.

Artículo 8: Las empresas y empresarios rurales deberán inscribirse en los registros que al efecto habilitará la autoridad competente, y serán objetos de la atención y apoyo de los organismos provinciales vinculados a la actividad agraria.

Artículo 9: El administrador de un establecimiento agropecuario o forestal, podrá inscribirse como empresario rural, o será considerado como tal cuando reúna en su persona las facultades contenidas en el artículo quinto.

Artículo 10: Los empleados que revistan en las funciones de CAPATAZ, ENCARGADO, PUESTERO y PEON, en cualquiera de sus especialidades o sin ella, con relación de dependencia, deberán estar registrados de acuerdo con las leyes laborales y previsionales vigentes.

Artículo 11: Todo propietario de campo, o titular de empresa rural que tenga dentro de su establecimiento agregados u ocupantes precarios, deberá comunicarlo e inscribirlos en los registros que a los efectos habilitará la autoridad competente - Instituto Colonización y Tierras Fiscales -.

Artículo 12: La omisión de tal inscripción, creará la presunción de que el agregado u ocupante precario se halla en relación de dependencia con el propietario o titular de la empresa rural en su caso, siendo de aplicación las leyes laborales vigentes.

Artículo 13: El objetivo de la obligatoriedad de inscripción de los agregados u ocupantes precarios, es de carácter estadístico y de promoción socio económico de los mismos.

Artículo 14: Deben ser inscriptos como agregados u ocupantes precarios, aquellos pobladores establecidos en campo de propiedad ajena, que no tengan ninguna relación contractual por escrito o con principio de prueba por escrito y que se dediquen a alguna actividad para subsistencia, sin concurrencia directa ni indirecta al mercado en grado que permita su evolución económica social y que preste él o su familia trabajos para la empresa, aunque no fueren permanentes.

Artículo 15: Los organismos técnico-administrativos del área rural, tendrán en el presente Código un programa básico de acción general y ajustarán a sus normas sus propias actividades específicas.

Artículo 16: El Ministerio de la Producción o su similar,afectará en cada Departamento de la Provincia un equipo de profesionales del quehacer agropecuario (médico veterinarios, ingenieros agrónomos, forestales, zootecnistas, etc.), para asesorar a la empresa rural en la especialidad de preferencia, debiendo cumplir simultáneamente las funciones de DELEGADOS RURALES, por ser dependientes del Ministerio respectivo.

Artículo 17: LAS COOPERATIVAS agrarias en cualquiera de sus tipos o especializaciones serán objetos de protección y fomento por parte del Estado Provincial y los organismos competentes, ellas deberán estar inscriptas en el registro correspondiente que habilitará la Dirección de Cooperativas u Organismos que haga las veces, quién además ejercerá el control y superintendencia sobre las mismas de acuerdo con la ley de fondo en la materia.

Artículo 18: Cuando fuere necesario promover formas de producción en base a la mutua cooperación, sin que resulte conveniente adoptar la forma legal de las cooperativas, podrá establecerse la modalidad de consorcios rurales.

Artículo 19: Se denomina consorcio rural, a la asociación de empresas agrarias para realizar en común las operaciones de producción y comercialización.

Ella podrá ser privada o impuesta a través del Ministerio de la Producción o similar. En el primer caso se regirán por su propio estatuto, y en el segundo caso por el decreto reglamentario de su constitución. El Estado Provincial podrá imponer este sistema de producción cuando sea el otorgante de la propiedad de los predios que constituyan el consorcio o de la adjudicación y la obligatorie- dad de participar del consorcio podrá establecer a perpetuidad, mientras el criterio técnico administrativo no modifique tal carácter por una nueva norma rectificatoria.

Artículo 20: Todo consorcio rural, estará dirigido por un técnico agrario designado, según sus Estatutos o Reglamentación y que podrá participar de acuerdo con su estatuto, en las ganancias netas del consorcio luego de cada balance anual. La Dirección de la empresa será controlada por una comisión de miembros del consorcio, que al efecto será nombrada entre sus integrantes.

LIBRO SEGUNDO

DE LOS BIENES RURALES

TITULO PRIMERO

DE LA PROPIEDAD INMUEBLE RURAL

CAPITULO I -

DEL DESLINDE Y AMOJONAMIENTO

Artículo 21: Todo propietario de inmueble calificado como establecimiento rural deberá tener su o sus predios debidamente mensurados, deslindados y amojonados. El incumplimiento del precepto, creará presunciones en su contra en caso de confusión o conflicto sobre delimitaciones de inmuebles.

Artículo 22: El deslinde y amojonamiento de predios rurales,podrá hacerse en forma judicial o extrajudicial, y deberá constar en el plano de mensura debidamente aprobado por ante la Dirección Provincial de Catastro.

Artículo 23: Los mojones demarcatorios de los límites de inmuebles rurales, deberán colocarse de acuerdo con los requisitos fijados por la legislación vigente en la materia, de modo que indique en forma clara y precisa las líneas perimetrales. Se exceptúan de esta disposición las partes del predio que tenga por límite el cauce de un río o arroyo en cuyo caso servirá como línea demarcatoria la del cauce más profundo de las aguas.

Artículo 24: En Registro de la Propiedad Inmueble de la Provincia, no asentará inscripción de ninguna escritura pública que importe traslado o modificaciones de dominio de un inmueble rural, si no se acredita mediante el certificado catastral la existencia del plano de mensura registrado en la Dirección Provincial de Catastro con una anterioridad no mayor a veinte años.

Artículo 25: La remoción o el reemplazo de los mojones en los inmuebles ya deslindados se hará con la intervención de la Policía del lugar y citación fehaciente de los colindantes en legal forma. De la operación se levantará acta en presencia de los colindantes, en su defecto por lo menos dos testigos. Se entregará una copia a los interesados que la solicitaren, debiendo archivarse el original en la Comisaría del Departamento o del distrito.

Artículo 26: El propietario o responsable de un establecimiento que encontrase removido uno o varios mojones, sin que se hubieran cumplido las formalidades legales, denunciará el hecho a la Policía del lugar y ésta practicará inmediatamente una inspección ocular. Del resultado de esta diligencia se dejará constancia en un acta cuya copia se entregará al denunciante.

Artículo 27: Será sancionado con multa, que se fijará reglamentariamente y sin perjuicio de las responsabilidades en que pudiera incurrir el propietario o titular de una empresa rural o cualquier persona que remueva mojones, sin observar lo dispuesto en el artículo 25 .

Artículo 28: Será sancionado con multa, quién hallándose obligado por lo dispuesto en el artículo 21 no mensure, deslinde y amojone su inmueble o quién no dé cumplimiento a lo dispuesto en el artículo 23 .

CAPITULO II -

DE LOS CERCOS

Artículo 29: Todo propietario de un inmueble clasificado de establecimiento rural deberá cercarlo o alambrarlo perimetralmente, siempre que no exista una desproporción entre el valor del establecimiento y los gastos del cerco. Deberá mantener el cerco en buen estado y reponerlo en caso de destrucción o desaparición.

Artículo 30: El incumplimiento de la obligación establecida en el artículo anterior dará lugar a la aplicación de multa al contraventor, a quien se lo emplazará por un plazo de un año para que dé cumplimiento a la obligación bajo apercibimiento de hacer el alambrado a su costa y exigir su cobro por vía ejecutiva, si correspondiere.

Artículo 31: Todo propietario deberá comunicar a la Policía por escrito y acompañar un informe donde conste la ubicación, extensión del cerco, sus linderos y caminos que la crucen y todo otro dato o accidente geográfico de importancia; y a los colindantes que vigilen y controlen respectivamente toda operación tendiente a construir o reponer un cerco. La policía podrá intervenir en la operación, de oficio o a petición de parte interesada, cuando no se observen las disposiciones legales pertinentes.

Artículo 32: Quien construya o reponga un cerco sin observar las disposiciones legales o reglamentaciones será compelido a retirarlo sin indemnización alguna.

Artículo 33: Será sancionado con multa quien hallándose obligado de acuerdo con los artículos anteriores, no cercare en término su establecimiento rural o quien intencionalmente construya o reponga el cerco de un establecimiento sin observar las disposiciones legales o reglamentarias en la forma de construirlo.

Artículo 34: Los cercos perimetrales de las propiedades inmuebles rurales se consideran medianeros, salvo prueba en contrario. Quién construyere cumpliendo los requisitos legales precedentes tendrá un crédito contra el propietario colindante por el 50% del monto total del costo del alambrado. Salvo acuerdo expreso entre los propietarios, los alambrados reglamentarios serán de siete hilos en zonas de producción de ganado menor y de cuatro hilos como mínimo, en las demás zonas y sus postes de madera dura con distancia de diez metros como máximo, entre poste y poste y de dos a tres balancines entre ellos, como mínimo.

Artículo 35: Si el colindante beneficiado con un cercado se negare a abonar la mitad de los gastos que le correspondiere a su cargo, el que lo construyó tendrá derecho a presentar ante el Juzgado de Paz más cercano de la jurisdicción, las constancias de gastos de alambrado y el Juez, en trámite sumarísimo previa vista al obligado y requerimiento de un informe policial sobre el establecimiento rural, decidirá la aprobación del gasto, cuyo testimonio servirá de título ejecutivo para el propietario titular del crédito. El obligado a pagar podrá dentro del término de cinco días de notificado apelar de acuerdo con las prescripciones procesales que correspondan.

Artículo 36: Sobre las cercas medianeras no podrán establecerse corrales sin consentimiento del lindero, ni realizarse sobre los mismos obras que lo perjudiquen.

Artículo 37: Los propietarios de cercas están obligados a permitir en ellas, en caso de necesidad, la construcción de pequeñas puertas por parte de empresas de servicios públicos y a costa de éstas para el uso de empleados encargados del control y conservación de las instalaciones, siendo obligatorio mantener cerradas con llaves dichas puertas.

Artículo 38: En los casos en que dos predios separados por ríos, arroyos, o esteros cuya profundidad de aguas no permita el paso de animales se podrá prescindir del cercado perimetral.

Artículo 39: Si la corriente de agua por su característica lo permitiere, la cerca perimetral deberá hacerse formando zigzag pasando alternativamente del uno al otro lado de la corriente dejando aguada y terreno proporcionalmente para ambos linderos, sin que ello importe alterar los límites que los títulos den a los campos, previo acuerdo de los colindantes.

Artículo 40: Quedan prohibidos los atajaderos sobre corrientes de aguas, y las cercas de ramas sobre los caminos públicos y en el deslinde de las propiedades.

Las sanciones serán determinadas por la reglamentación.

Artículo 41: La preservación de los cercos divisorios, es propia de los propietarios colindantes. Cuando por culpa de uno de ellos, se produjere su destrucción total o parcial será a cargo exclusivo del responsable su reparación. Si no se pudiere comprobar la responsabilidad de ninguno, cualquiera de los linderos podrá proceder a su reparación, de acuerdo con lo dispuesto por el artículo 34 y concordantes y podrá ejercer las acciones que le confieren los artículos 35 y siguientes.

CAPITULO III -

DE LAS TRANQUERAS

Artículo 42: Las tranqueras serán instaladas a una distancia más o menos razonable, según la superficie del inmueble a lo largo del cerco, entre una y otra con excepción de las que se encuentren dentro de un radio de diez kilómetros de las estaciones ferroviarias, centro de población o de colonias autorizadas por la ley, las que deberán establecerse a una distancia de dos kilómetros entre si o menos si correspondiere.

Artículo 43: Las distancias fijadas en el artículo anterior podrán ser modificadas hasta la distancia de quinientos metros, siempre que sea necesaria esa variación para evitar perjuicios en una instalación existente en un establecimiento o salvar inconvenientes del terreno, en el supuesto de que existieran lagunas, lagos, pozos, cañadas, cerros, u otros análogos.

Artículo 44: Las tranqueras sobre caminos públicos tendrán un mínimo de cinco metros de ancho y serán colocados de modo que puedan abrirse y cerrarse fácilmente por los transeúntes, a toda hora del día y de la noche.

Artículo 45: Es obligatorio para todos los copropietarios y todo otro usuario y/o ocupante legal de un establecimiento, mantener en buen estado y sin pantanos la entrada y salida por las tranqueras.

Artículo 46: Si en el lugar donde deba abrirse una tranquera, hubiere un arroyo, río, o laguna, se abrirá aquella donde existiere un puente o donde el pasaje fuere de más fácil acceso.

Artículo 47: El trayecto desde una tranquera de entrada, hasta otra de salida en el interior de un establecimiento deberá hacerse de modo que la distancia entre ambas sea mínima y con exclusión de todo accidente de terrenos o mala condición del suelo que impida o dificulte el tránsito.

Artículo 48: La Autoridad de Aplicación determinará los puntos donde deban abrirse tranqueras, ordenarán su apertura y velarán por el cumplimiento de estas disposiciones.

Artículo 49: La fijación del sitio donde deba abrirse una tranquera, lo mismo que el trayecto del camino a que se refiere el artículo 47, debe hacerse por el propietario, según el reconocimiento ocular del terreno y la medición de la distancia lineal, que se establecerá en la reglamentación.

Artículo 50: En caso de no realizarlo el propietario o el ocupante legal del establecimiento se le comunicará por escrito la determinación del sitio donde deberá instalar la tranquera todo lo cual se especificará en un plano que confeccionará al efecto y en el cual se fijará la línea o líneas del campo en que deben abrirse.

El silencio del propietario,o del ocupante legal del establecimiento por más de treinta días dará motivo a una tácita manifestación de voluntad a favor de la apertura de la tranquera y en consecuencia se resolverá de inmediato la apertura de la misma, por la autoridad competente.

Artículo 51: Se prohibe a todo propietario u ocupante legal de un establecimiento el cierre con llave de toda tranquera que de paso a un camino público, el que será sancionado con multa.

Artículo 52: El Poder Ejecutivo determinará reglamentariamente los requisitos para la mensura, deslinde y amojonamiento; los cercos: materiales por emplearse; las tranqueras: distancias; y demás obligaciones inherentes; las sanciones y multas por aplicarse en caso de incumplimiento, y también la autoridad de aplicación de los capítulos precedentes.

CAPITULO IV -

DE LA COLONIZACION Y RECOLONIZACION

Artículo 53: La acción de colonización y recolonización oficial o privada por acuerdo con el Estado, tendrá por objetivos el establecimiento dentro del territorio provincial, en unidades económicas de empresarios agrarios o personas organizadas en empresas, ya sea cooperativas o de consorcio de producción

Artículo 54: Las tareas de colonización y recolonización serán programadas y realizadas por el ente colonizador específico, según las condiciones y características del medio rural y los objetivos de la política agraria, y se concretará en adjudicaciones de parcelas que constituyan unidades económicas en número variable según los casos, pudiendo serlo también a través de unas pocas, cuando se trate de concentración de parvifundios.

Artículo 55: El Instituto de Colonización y Tierras Fiscales podrá considerar según los casos entre tres sistemas:

a) Parcelas de manejo individual.

b) Parcelas en colonias de organización cooperativa de Producción.

c) Parcelas en colonias constituidas en consorcios de Producción.

Artículo 56: En el caso de parcela individual, una vez adjudicado el predio al beneficiario, éste como titular de su empresa, imprimirá a sus tareas productivas, la orientación y los métodos que libremente eligiere, no obstante la planificación indicativa que pudieren darse en general por el organismo específico. Empero, no tendrá derecho a perjudicar a terceros del núcleo productivo, con sus decisiones unilaterales.

Artículo 57: El empresario o sujeto rural podrá organizarse e integrar una Cooperativa de Producción, afectando las parcelas adjudicadas en forma individual, al funcionamiento cooperativo.

Las maquinarias y útiles de labranza y demás serán adquiridos y aprovechados en forma cooperativa y la comercialización de los productos será practicada por el mismo sistema.

Artículo 58: En el caso de Consorcios, se afectará también las parcelas adjudicadas en forma individual, pero integrando un consorcio de producción que será dirigido por un gerente con título habilitante de técnico agrario, quien estará a cargo del manejo de la empresa. Las maquinarias y útiles de labranza serán adquiridos y utilizados en común y la comercialización estará a cargo del gerente con control por parte del consejo de colonos del consorcio y de la inspección de consorcios que el organismo competente habilitará al efecto.

Artículo 59: En los sistemas previstos o en caso de concentración parcelaria de parvifundios, donde existan adjudicaciones aisladas en propiedad, la etapa previa podrá ser contractual, según se determine por la autoridad competente.

Artículo 60: La reglamentación determinará las condiciones en que se mantendrán los inmuebles, las obligaciones de sus integrantes según el sistema que se hallaren afectados, el cumplimiento de las deudas contraídas, las cargas sociales y tributarias; y toda otra cuestión que garantice los derechos de sus integrantes y la distribución de los beneficios económicos con equidad y justicia.

Artículo 61: El Poder Ejecutivo afectará al régimen de colonización y transformación agraria, a las tierras fiscales que considere aptas para tal fin y las privadas que por cualquier título se incorporen al régimen previsto por la ley vigente.

La Ley nº 113 y su modificatoria(Nº 1211)Ley 497,y Dto. Reglamenta- rios nº1539 / 60; sus modificatorias y normas complementarias, se considerarán incorporados al presente como anexo, siendo aplicables sus articulados en todo lo no previsto en este Código.

CAPITULO V -

DE LA CONSERVACION DE LOS SUELOS

Artículo 62: Se declara de interés público en todo el territorio de la Provincia, la "Conservación del suelo" agrícola, ganadero y forestal entendiéndose por tal, la mejora y el mantenimiento de su capacidad productiva.

Artículo 63: A fin de dar cumplimiento a la efectiva protección del recurso, se deberán determinar previamente las regiones o áreas de suelos erosionados, agotados o degradados, sobre mapas de suelos a nivel de semidetalle.

Artículo 64: Se entiende por erosión el proceso de remoción y arrastre de partículas de suelo producidas por acción del viento o del agua, que provoque la pérdida, disminución de su aptitud productiva y su posterior acumulación o deposición en otro lugar.

Artículo 65: Se entiende por agotamiento a la disminución notoria, de la aptitud productiva "intrínseca" del suelo, por excesiva extracción de nutrientes y sin la debida aplicación de prácticas conservacionistas.

Artículo 66: Se entiende por degradación (salinización, alcalinización, acidificación) a la ruptura de las propiedades físico-quimicas del suelo, que condiciona su productividad, originado por una explotación irracional antrópica.

Artículo 67: La conservación del suelo será controlada por el Poder Ejecutivo a través del organismo competente, en la forma y por los medios que considere mas oportuno, facultándole para el mejor cumplimiento de sus fines a:

a) Ejecutar el relevamiento edafológico del territorio de la provincia y establecer la aptitud de uso de las tierras,con fines: agrícolas, ganaderas y/o forestal.

b) Determinar técnicas y normas referentes al uso, manejo, conservación y recuperación de suelos.

c) Disponer la expropiación de uso, usufructo y dominio de tierras de propiedad privada, a fin de efectuar planes de recuperación de tierras erosionadas, agotadas y degradadas, como así también la determinación de áreas de reserva.

Artículo 68: Para el mejor cumplimiento de las normas contenidas en este Código, sobre conservación de suelos, el Poder Ejecutivo podrá limitar o prohibir:

a) Las explotaciones que originen erosión, agotamiento, de gradación de suelo, en aquellos sitios donde las condiciones ecológicas favorezcan esos procesos en forma manifiesta o cuya iniciación ha sido comprobado.

b) La decapitación de los suelos productivos, entendiéndose por tal, la eliminación de los horizontes superficiales orgánicos, anulando su condición de fertilidad natural.

Artículo 69: La autoridad administrativa competente, levantará las restricciones o prohibiciones citadas en el artículo precedente, una vez comprobada la desaparición de los peligros que motivaron las medidas adoptadas.

Artículo 70: El Poder Ejecutivo, deberá adoptar el procedimiento necesario para el relevamiento del suelo de la Provincia, a nivel de semidetalle, indispensable para:

a) Determinar la capacidad de uso y aptitud agrícola, ganadera y/o forestal de los suelos.

b) Precisar el valor agronómico de las tierras.

c) Determinar la aptitud de los suelos para riego en proyectos de aprovechamiento hídricos.

d) Planificar e investigar las causas de la erosión; propender al control de inundaciones, fertilización, riego y drenaje.

e) Establecer el manejo, rehabilitación y conservación de los suelos; adaptar especies forestales, forrajeras y agrícolas, nativas y exóticas; y difundir los resultados que se obtengan respecto al tipo de suelos y predios a utilizar.

Artículo 71: El Poder Ejecutivo de acuerdo con los estudios edafo-agronómico provenientes de los organismos técnicos provinciales o nacionales procederá a establecer la posibilidad agrológica del regadío en las regiones donde se proyecten obras de riego, clasificar los suelos por su aptitud para el riego, dictar o aplicar las normas para regímenes de cultivos, avenamientos, caudales, dotaciones y turnos racionales de riego que correspondan a dicho suelo.

Artículo 72: El Poder Ejecutivo promoverá la investigación, la producción y el uso de fertilizantes y establecerá límites para el empleo de los mismos, de acuerdo con las características ecológicas locales, establecerá la condición de fertilizantes y garantizará su composición y calidad, mediante un adecuado control en el expendio de los mismos y a tal efecto fiscalizará su fabricación y comercialización en todo el territorio de la Provincia, mediante el régimen legal pertinente.

Artículo 73: La autoridad competente establecerá normas obligatorias en materia de conservación de suelos.

Artículo 74: El propietario, poseedor, tenedor o simple ocupante de la tierra a cualquier titulo está obligado a:

a) Denunciar la existencia de erosión o degradación de los suelos.

b) Participar en forma efectiva en los planes oficiales sobre prevención y lucha contra la erosión, degradación y agotamiento de los suelos en la forma que las leyes lo determinen.

c) Realizar en su predio los trabajos necesarios para prevenir o combatir la erosión o degradación y salinización.

Artículo 75: El Poder Ejecutivo declarará plagas y dictará las normas que sean necesarias para combatir las especies animales y vegetales en las zonas o regiones de la Provincia, donde la presencia de ciertas especies puedan resultar lesivas a la conservación de los suelos. Asimismo, se propiciará la formación de distritos de conservación de suelos con sus respectivos consorcios de productores en todo el territorio provincial.

Artículo 76: El Poder Ejecutivo establecerá y determinará la nomenclatura de los vegetales y animales parásitos y de otros agentes patógenos perturbadores, destructores u obstaculizadores de la producción agraria en cualesquiera de su forma. Se faculta al Poder Ejecutivo a declararlas "plagas" por tiempo limitado y cuando las circunstancias lo requieran.

Artículo 77: El propietario,arrendatario,usufructuario u ocupante de tierras fiscales o privadas, tiene la obligación de destruir dentro de su predio la plaga declarada tal por el Poder Ejecutivo, bajo apercibimiento de las sanciones que determine la autoridad sanitaria respectiva.

Artículo 78: Las tareas de destrucción de las plagas deberán ejecutarse sin derecho a retribución y, mediante la adopción de los procedimientos de conocida eficacia y el empleo de los medios y recursos de que puedan disponer. Es obligatoria la denuncia inmediata a la autoridad competente de otra plaga y notificar si disponen de los instrumentos necesarios para combatirla y lograr su destrucción.

Artículo 79: Si la presencia de los agentes adversos a la agricultura no tuvieran la calificación de plaga, el Poder Ejecutivo dispondrá de las medidas que fueren indispensables para destruirlos mediante la colaboración de los organismos técnicos competentes,pero no podrá disponer medidas de destrucción de bienes agropecuarios, mientras no se haya declarado "plaga" al agente destructor o perturbador de la agricultura.

Artículo 80: Los propietarios de sembradíos, plantaciones o bosques cuya destrucción haya sido ordenada, por autoridad competente, podrán requerir indemnización dentro del término de sesenta días de ocurrido el siniestro.

La indemnización se fijara sobre la base del estado de los sembrados, plantaciones o bosques destruidos; y el valor de los productos que hubiera podido obtenerse de no haberse efectuado su destrucción.

No tendrá derecho a indemnización, el propietario, ocupante o posee- dor a cualquier título, que hubiere violado las normas contenidas en este código o en cualesquiera de las leyes que rigen sobre la materia.

Tampoco tendrá derecho a indemnización, aquel que no obedeciere la orden impartida por el organismo técnico competente, para combatir las plagas; o en todos aquellos casos que, por acción de la misma se destruyere igualmente los sembrados, plantaciones o bosques.

Artículo 81: Las cuestiones litigiosas o las controversias que surgiere con motivo de la aplicación de estas normas deberá resolverse en la forma y por el procedimiento estatuido en el libro quinto del presente Código.

Artículo 82: El propietario, arrendatario poseedor u ocupante a cualquier título está obligado a permitir y facilitar la inspección de su predio a todo funcionario autorizado por el Gobierno de la Provincia.

El funcionario interviniente deberá intimar la realización del trabajo de combate o destrucción, impartiendo a ése afecto las instrucciones del caso. Por su iniciativa o a pedido del propietario o poseedor se podrá, cuando se trataré de campos cubiertos de montes con malezas, formalizar convenio para limpieza del predio con maqui- narias de la Provincia, en la medida que fuere posible su utiliza- ción sin perjuicio de los planes generales de ésta.

Artículo 83: El productor beneficiario contribuirá a solventar el gasto que haga la Provincia en los predios infestados, debiendo pagar la tasa que fije el arancel, que al efecto establezca el Poder Ejecutivo por planta o área tratada según la naturaleza de la plaga o tarifas de utilización de maquinas.

Artículo 84: Cuando la tarea inherente a la lucha contra la plaga se cumpliere en forma deficiente por culpa o falta de idoneidad del titular la autoridad competente podrá disponer la ejecución de los trabajos por cuenta del propietario u ocupante, sin perjuicio de la sanción que por tal motivo se pueda imponer al infractor.

TITULO SEGUNDO

CAPITULO I -

DE LOS BOSQUES EN GENERAL

Artículo 85: Se declara de interés la defensa, conservación mejora y ampliación de los bosques. El ejercicio de los derechos sobre los bosques y tierras forestales de propiedad privada o pública, sus frutos y productos quedan sometidos a las prescripciones establecidas en este código. La autoridad competente en materia de bosques será la Dirección de Bosques.

Artículo 86: Se entiende por bosque a toda formación leñosa natural o artificial con los distintos estratos vegetales que la integran, incluyendo el herbáceo, que tenga valor ecológico y económico. El Poder Ejecutivo podrá incluir o excluir del concepto, por el contenido y función que los caracterice a formaciones leñosas cuando fundadamente sea necesario.

Artículo 87: Se entiende por tierra forestal a toda aquella cubierta por bosques nativos o que por su naturaleza, ubicación o constitución, clima, topografía, erosionabilidad, fertilidad, calidad y utilidad económica, sea inadecuada para cultivos agrícolas o pastoreo y apta para la forestación y toda otra que sea declarada necesaria para el cumplimiento de los fines del presente título.

Artículo 88: Se incorpora al régimen previsto en éste título todos los bosques y tierras forestales que se hallen ubicados dentro de la jurisdicción provincial, ya sean de propiedad pública o privada.

Artículo 89: El Poder Ejecutivo podrá otorgar concesiones sobre inmuebles del dominio público o privado del Estado Provincial, con destino a la creación de las masas forestales, en las condiciones y plazos que la reglamentación establezca. Se autoriza al Poder Ejecutivo a celebrar convenios con autoridades nacionales o provinciales para coordinar las funciones de los servicios en materia forestal.

Artículo 90: Se clasifican los bosques en: protectores, permanentes, experimentales, montes especiales, de producción y cortinas ecológicas a cuyo efecto deberá el Poder Ejecutivo confeccionar el mapa forestal.

Artículo 91: Bosque protector es aquel que por su ubicación fuere necesario para proteger el suelo, caminos, riberas fluviales, orillas de lagos, lagunas, islas, canales, acequias y embalses; prevenir la erosión de las planicies y terrenos en declive; regular el régimen de las aguas; fijar médanos y dunas; contrarrestar la acción del viento, agua u otros elementos; asegurar condiciones de salubridad pública y proteger a determinadas especies de la flora y fauna cuya conservación se declare necesaria.

Artículo 92: Bosque permanente, es aquel que por su constitución destino o formación de su suelo debe mantenerse y en particular el que forma parques y reservas provinciales o municipales o se destine a uso público, o el que tuviere especies cuya conservación se considere necesaria. Se incluyen en ésta categoría el arbolado de los caminos y los montes de embellecimiento anexos.

Artículo 93: Bosque experimental, es el que se destina para estudios forestales de especies indígenas o los implantados o artificiales, afectados a estudios de acomodación, aclimatación y naturalización de especies indígenas o exóticas.

Artículo 94: Monte especial, es el implantado en propiedad privada destinado a la protección u ornamentación de explotaciones agropecuarias.

Artículo 95: Bosque de producción, es aquél natural o artificial o implantado del cual sea posible extraer periódicamente productos o subproductos forestales de valor económico para su aprovechamiento racional.

Artículo 96: Cortinas ecológicas, son aquellas franjas de bosques nativos que interconectan los mismos y permiten en forma conjunta la formación de un sistema de defensa ecológica básica.

Las cortinas ecológicas deberán reunir los siguientes requisitos:

a) Tener un ancho mínimo de cincuenta (50) a cien (100) metros, según sea el tamaño del predio y consideración de la autoridad de aplicación.

b) Bordear superficies bajo cultivo, que no superen las ciento cincuenta (150) hectáreas.Siendo lo óptimo de cincuenta (50) a setenta (70) hectáreas, a determinar por la autoridad de aplicación.

c) Estar interconectados independientemente del o los titulares de la tierra.

d) En el caso que la cortina ecológica concuerde con el límite de la propiedad, deberá dejarse a cada lindero una extensión de veinticinco (25) a cincuenta (50) metros de franja de bosque nativo,de manera tal, que conjuntamente, se forme una faja ecológica de cincuenta (50) a cien (100)metros como mínimo.

La autoridad de aplicación será la Dirección de Bosques, dependiente del Ministerio de la Producción.

Artículo 97: Se prohibe la devastación del bosque y de la tierra forestal y la utilización irracional de productos forestales. Se exceptúan, los bosques conformados por la especie colonizadora denominada vinal.

Artículo 98: El propietario u ocupante a cualquier título del bosque no podrá aprovecharlo sin la previa autorización del organismo competente, acompañando un plan de trabajo. El aprovechamiento del bosque deberá ajustarse al plan de trabajo aprobado.

Artículo 99: Se exceptúan de lo establecido en el artículo precedente los trabajos de desmonte o desforestación que se efectúen dentro de los límites máximos de superficie y en las zonas establecidas por los reglamentos forestales, y siempre que no se trate de bosques protectores, permanentes, experimentales, cortinas ecológicas, ni exista peligro de que se produzca o favorezca erosión. Asimismo cuando dichos trabajos se hagan para ampliar el área cultivable y con vista a otras explotaciones agropecuarias económicamente más provechosas o para la formación de bosques de otro tipo o para construir viviendas y mejoras.

Artículo 100: Toda persona física o jurídica que se dedique al corte, elaboración, extracción, industrialización o comercio de productos forestales, y recolección y venta de semillas y plantas forestales u obras de forestación y reforestación, deberá inscribirse en el organismo competente y llevar la documentación que se determine reglamentariamente.

Artículo 101: El bosque protector y el permanente deberán registrarse, a cuyos efectos se autorizará la inscripción a solicitud de los interesados o se hará de oficio. El procedimiento en tales casos, se determinará por el reglamento que dicte el Poder Ejecutivo.

Artículo 102: Los bosques protectores y permanentes quedan sometidos a un régimen especial forestal que impone para sus propietarios las siguientes obligaciones:

a) Comunicar al organismo competente la venta o cambio en el régimen de tenencia del inmueble.

b) Conservar y repoblar el bosque en las condiciones técnicas que se requieran siempre que la repoblación fuere motivada por aprovechamiento o destrucción imputable al propietario.

c) Realizar la explotación de conformidad con las normas técnicas que se establezcan.

d) Recabar autorización previa para el pastoreo en el bosque o para cualquier género de trabajo en el suelo o subsuelo que afecte su existencia.

e) Permitir a la autoridad forestal la realización de las labores de forestación y reforestación.

Artículo 103: El propietario de bosques permanentes o protectores, podrá solicitar una indemnización por la disminución efectiva de la renta del bosque, que fuera consecuencia directa e inmediata de la aplicación del régimen forestal especial, dentro del límite máximo de rentabilidad producido por un aprovechamiento racional. Dicha indemnización se fijará administrativamente si hubiere acuerdo, pagándose en cuota anuales susceptibles de reajustes.

Artículo 104: Para graduar el monto de la indemnización se tomarán en cuenta los siguientes factores:

a) Mayor valor resultante de los trabajos ejecutados.

b) Todo beneficio que resultare a los propietarios por los trabajos u obras que se realicen en beneficio del bosque.

En todos los casos el organismo competente queda facultado para propiciar la expropiación del inmueble, cuya indemnización deberá fijarse de conformidad con las normas de aplicación especificas.

CAPITULO II

REGIMEN DE LOS BOSQUES FISCALES

Artículo 105: Son inalienables los bosques y tierras forestales especificados en los artículos 86 y 87 que formen el dominio privado del Estado, salvo aquellas tierras que por motivo de interés social y previo los estudios técnicos pertinentes se considere necesario para la colonización o formación de pueblos, de conformidad con las leyes respectivas.

Artículo 106: Los bosques protectores, permanentes y de experimentación quedan sujetos al régimen forestal común en cuanto no resulten incompatibles con el régimen forestal especial y con las disposiciones del presente capítulo.

Artículo 107: Los bosques de producción y tierras forestales quedan sometidos a las disposiciones del régimen forestal común y a las que integran el presente capítulo.

Artículo 108: Los bosques protectores, permanentes y cortinas ecológicas solamente podrán ser sometidos a explotaciones mejoradas. La explotación de los bosques de experimentación está condicionada a los fines de estudios o investigación a que los mismos se encuentren afectados.

Artículo 109: La explotación de los bosques fiscales deproducción no podrá autorizarse hasta que se haya ejecutado previamente su relevamiento forestal, la aprobación del plan dasocrático y el deslinde, la mensura y amojonamiento de terreno, en la medida que las circunstancias lo permitan.

Artículo 110: La explotación forestal se realizará por concesión previa adjudicación en licitación pública, por administración o por intermedio de empresas mixtas.

El Poder Ejecutivo en base al resultado de los estudios técnicos y económicos determinará los planes, superficies máximas, regularidad, modalidades de las explotaciones y requisitos que han de reunir los adjudicatarios.

En cada oportunidad se determinará en base a estudios técnicos las superficies, plazos y condiciones a que el aprovechamiento deberá ajustarse, fijándose en diez (10) años el máximo de vigencia.

Artículo 111: Las concesiones y permisos forestales obligan al titular a realizar la explotación bajo su directa dependencia y responsabilidad. Son intransferibles sin previa autorización administrativa, bajo pena de caducidad.

Artículo 112: Podrá acordarse por adjudicación directa o licitación privada, la explotación forestal en superficies máximas establecidas reglamentariamente, cuando se trate de aserraderos o industrias forestales evolucionadas, radicadas o a radicar en las zonas boscosas. Las superficies serán determinadas de acuerdo con la capacidad de elaboración y la existencia de materia prima.

Artículo 113: Podrán acordarse directamente, permisos de extracción de productos forestales por persona y por año hasta el máximo en metros cúbicos, que se establezca reglamentariamente, con normas de explotación similares a las de las concesiones mayores.

Por vía reglamentaria se establecerá la oportunidad, modo y procedimiento de adjudicación directa y de la licitación, los recaudos que deberán llenar los oferentes, reservándose el derecho de declarar desierta el acto o la licitación, cuando del estudio de los antecedentes presentados por los mismos resulte que ninguno de ellos reúne la suficiente garantía técnica y de solvencia económica.

Artículo 114: La explotación de bosques fiscales queda sujeta al pago de un aforo fijo, móvil o mixto y su monto será establecido teniendo en cuenta:

a) La especie, calidad y aplicación final de los productos.

b) Los diversos factores determinantes del costo de producción.

c) Los precios de venta.

El aforo móvil jugará cuando las circunstancias y condiciones ecónomicas-sociales hayan variado con relación a la época en que fue celebrado el contrato.

Artículo 115: Podrán acordarse a personas carentes de recursos, permisos limitados y gratuitos para la recolección de frutos y productos forestales.

Artículo 116: El Poder Ejecutivo, por medio de la autoridad competente reglamentará la forma y condiciones en que se efectuará el transporte de los productos forestales.

Las Empresas de transportes no podrán aceptar cargas de productos forestales sino tienen la respectiva documentación o guía forestal, siendo pasible de multas hasta tres veces el valor de lo transportado en caso de infracción, salvo el productor o vecino del Departamento que lleve su propia producción al mercado próximo y en volúmenes reducidos.

Artículo 117: El Poder Ejecutivo determinará reglamentariamente los valores en concepto de aforos por cada especie y clase de productos forestales, en los bosques fiscales, según las zonas y demás derechos forestales ( forestación; inspección; extracción; cortes; etc.)

Artículo 118: Excepcionalmente podrán acordarse permisos en las condiciones del artículo 113 para la extracción de leña y madera libre de pago o aforo especial, a reparticiones públicas y entidades de beneficencia o asistencia, condicionadas a la utilización de los productos para la necesidad del titular y con prohibición de comercialización.

Artículo 119: Queda prohibido la ocupación de bosques fiscales y el pastoreo en los mismos, sin permiso de la autoridad forestal. Los intrusos serán expulsados por la misma, previo emplazamiento y con el auxilio de la fuerza pública en caso necesario.

La simple ocupación de bosques o tierras forestales no servirá de título de preferencia para su concesión.

La caza y la pesca en los bosques fiscales solo serán permitidas en las épocas reglamentarias, previa autorización y de acuerdo con lo dispuesto por este código, en el capítulo respectivo.

Artículo 120: Los propietarios, adjudicatarios y ocupantes de tierras con bosques de producción incluidos en las reservas forestales, podrán extraer de dichos bosques, productos forestales con destino a mejoras en sus respectivos predios, previa autorización del organismo forestal. Cuando se trate de bosques excluidos de las reservas forestales, solo se requerirá la comunicación a la autoridad forestal de las tareas a realizar.

Artículo 121: Una vez realizada la determinación y la delimitación de las reservas forestales, el Poder Ejecutivo queda facultado para destinar áreas fiscales de las mismas, a la colonización forestal, cuando por su ubicación geopolítica, situación general y socioeconómica y/o interés provincial así lo recomiende. Se entiende a éstos fines como colonización forestal, la radicación planificada de grupos familiares que tengan como actividad económica principal, la actividad forestal conforme a los programas respectivos, los que estarán sujetos al régimen del presente Código.

Artículo 122: La adjudicación de bosques nativos fuera de las reservas forestales, para su aprovechamiento o para otros fines distintos a éste, excepto mejoras contempladas en el artículo 120 del presente, se hará en forma directa y en superficies de hasta doscientas cincuenta (250) hectáreas por año y por adjudicatario, previa presentación de un plan de trabajo.

CAPITULO III

PREVENCION Y LUCHA CONTRA INCENDIOS

Artículo 123: Toda persona que tenga conocimiento de haberse producido algún incendio de bosques está obligada a formular de inmediato la denuncia ante la autoridad más próxima. Cualquier oficina pública, Provincial o Municipal, queda obligada a facilitar los medios a su alcance para comunicar, prevenir, o sofocar incendios forestales, incluyendo al personal dependiente.

Artículo 124: La autoridad forestal o la más cercana podrá convocar a todos los habitantes habilitados físicamente, que habiten o transiten dentro de un radio de cuarenta kilómetros del lugar del siniestro, para que contribuyan con sus servicios personales a la extinción de incendios de bosques y proporcionen los elementos utilizables, que serán indemnizados en caso de deterioro.

Estas obligaciones son cargas públicas.

Artículo 125: En el interior de los bosques y en una zona circundante no mayor de cien (100) metros de distancia, solo se podrá llevar o encender fuego en forma tal que no resulte peligro de incendio, quedando prohibida la fabricación de carbón, rozados y quemas de limpieza sin autorización administrativa.

Asimismo los aserraderos o cualquier otro tipo de establecimiento que puedan provocar incendios, no podrán instalarse en el interior de los bosques y en una zona circundante suficientemente amplia para prevenir la propagación.

Artículo 126: El Poder Ejecutivo dictará los reglamentos necesarios que permitan asegurar la prevención contra el incendio del bosque, quema de los pastizales; como así también determinará los requisitos indispensables para la instalación de cualquier establecimiento que pueda provocar incendios.

CAPITULO IV

DE LA FORESTACION Y REFORESTACION

Artículo 127: Los planes de forestación y reforestación serán aprobados por el organismo competente, en base a los estudios técnicos y económicos respectivos.

Artículo 128: Los trabajos de forestación y reforestación en los bosques protectores serán ejecutados por el propietario de las tierras forestales bajo la supervisión técnica de la autoridad competente o por ésta con el consentimiento de aquél.

En caso de no ser posible alguna de estas formas, se realizarán los trabajos previa expropiación del inmueble.

Artículo 129: Toda superficie con condiciones forestales, ubicada en zonas aptas para bosques protectores, que se encuentre abandonada o inexplotada, queda sujeta por un término de diez años a forestación o reforestación, pudiendo el Poder Ejecutivo expropiar su uso para efectuar tales trabajos. Si el propietario enajenare la tierra o explotare el bosque, el importe de los trabajos realizados por el Estado deberá ser reintegrado al fondo provincial de bosques.

Artículo 130: Los trabajos de forestación y reforestación que realice el organismo competente en tierras forestales, fuera de la zona de bosques protectores con consentimiento del propietario, serán a costa de éste. Podrá ser declarada obligatoria por el Poder Ejecutivo la plantación y conservación de árboles en tierras de propiedad particular o fiscal para la fijación de dunas y médanos y en las zonas linderas a caminos y adyacentes a ríos, arroyos, lagos, lagunas, islas, acequias, embalses, canales y demás cuerpos y cursos de agua, en la cantidad, plazos y condiciones que de acuerdo con las modalidades de cada región, se establezca reglamentariamente.

Si el propietario o concesionario de tierras fiscales no cumpliera esas obligaciones dentro del término de emplazamiento, el organismo competente podrá ejecutarla a costa de aquellos.

Artículo 131: A partir de la vigencia de este Código el Poder Ejecutivo por intermedio del organismo competente, deberá arbolar los caminos provinciales. Los propietarios frentistas deberán también forestar en el linde con el camino, conforme con la reglamentación que se dicte.

CAPITULO V

DE LOS DESMONTES

Artículo 132: Toda persona física o jurídica, previo al inicio de los trabajos de desmonte, deberá presentar la correspondiente solicitud, indicando expresamente la denominación catastral de la propiedad, plano topográfico y edafológico, tipos de trabajos a realizarse, detalle del diseño de red formado por las cortinas ecológicas y bosques protectores, elaborado y firmado por Ingeniero Forestal o Agrónomo.

Artículo 133: La autoridad de aplicación aprobará o denegará, en un plazo no mayor de noventa (90) días hábiles, los planes de desmontes presentados, los que no podrán superar anualmente el desbosque del tres por ciento (3%) del área boscosa de la provincia, a efectos que no peligre el equilibrio ecológico de la región, conforme dictamen de la autoridad competente.

Se habilitará un registro centralizado y actualizado de las solicitudes y autorización otorgada con indicación del porcentaje afectado en cada caso.

Artículo 134: La autoridad de aplicación combatirá la degradación potencial económica producida por la utilización de procesos y maquinarias no adecuadas que deterioren el valor de los productos.

Toda infracción o incumplimiento de los planes presentados para bosques protectores y cortinas ecológicas, determinará sanciones al propietario, cuando así correspondiere y conforme se establezca en la reglamentación.

CAPITULO VI

DEL FONDO PROVINCIAL DE BOSQUES

Artículo 135: Créase el fondo provincial de bosques, de carácter acumulativo, que se constituirá a partir de la vigencia de este Código, mediante el aporte de los siguientes recursos:

a) La suma que se asignen anualmente para la atención del servicio forestal en el Presupuesto General de la Provincia o en leyes especiales y los saldos de las cuentas afectadas al mismo.

b) El producido de los derechos y tasas creados por las leyes cuya percepción corresponde a la Provincia dentro de su jurisdicción.

c) El producido de los derechos, tasas y aforos por aprovechamiento de los bosques fiscales provinciales multas, comisos,indemnizaciones, derechos de inspección permisos, peritajes, y servicios técnicos en los bosques y tierras forestales.

d) El producido de los derechos de inspección a la extracción de productos de bosques particulares y extensión de guías para su transporte, aplicando la tasa que fijen los reglamentos.

e) El producido de la venta de productos y subproductos forestales del estrato vegetal herbáceo, y del suelo de aptitud forestal que lo sustente, plantas, semillas, estacas, colecciones, publicaciones, avisos, guías, fotografías, muestras y similares que realizare la autoridad forestal.

f) Las contribuciones voluntarias de las empresas, sociedades, instituciones y particulares interesados en la conservación de los bosques y las donaciones y legados, previa aceptación por el Poder Ejecutivo.

g) Las rentas de títulos o intereses de los capitales que integran este fondo forestal.

Artículo 136: Los recursos del fondo provincial de bosques se destinarán a los siguientes fines:

a) Creación y aprovechamiento de bosques fiscales provinciales.

b) Programas de investigación forestal.

c) Arbolado de caminos provinciales.

d) Fomento de la forestación en el sector privado.

TITULO TERCERO

DE LOS SEMOVIENTES

CAPITULO I -

DE LAS MARCAS Y SEÑALES

Artículo 137: La propiedad de los semovientes, se prueba de acuerdo con lo dispuesto por el Código Civil en su artículo 2412, pero la buena fe de la posesión se acredita con la marca y la señal fijada en el animal salvo prueba en contrario.

Artículo 138: Todo propietario de semovientes tiene la obligación de marcar su ganado mayor, y señalar su ganado menor, de conformidad con las normas estatuidas en el presente capítulo. La falta de señal en el ganado menor y de marca en el ganado mayor hace presumir mala fe en la posesión.

Artículo 139: Se exceptúan de esta obligación,los propietarios de reproductores puros de cualquier especie o raza, siempre que adopten para sus animales el procedimiento del tatuaje que puede ser un diseño o un número establecido por la Asociación correspondiente.

Sin embargo a los fines del tráfico y del tránsito deberán marcarse o señalarse con una marca o señal registrada, los cueros de reproductores de raza pura y los de aquellos que no hubieren sido marcados por razón de edad.

Artículo 140: Todo propietario de semoviente está obligado a registrar a su nombre, su marca o señal, antes de usarla en la Oficina de Marcas y Señales, dependiente del Estado Provincial.

Artículo 141: No se podrá registrar ni usar más de una marca por cada persona en todo el territorio de la Provincia. Igualmente no podrá ser registrada a nombre de dos o más personas igual sistema de señal, dentro de un mismo Departamento o zona, a partir de la vigencia de la Ley.

Artículo 142: Se prohibe el uso de una marca igual por parte de dos o más propietarios de semovientes, salvo que sea en condominio. La Oficina de Marcas y Señales cuidará de no registrar marcas con iguales diseños o de tal manera parecidos que puedan adulterarse las marcas estampadas en los animales. Si los hubiere se anulará la más reciente.

Artículo 143: La Oficina de Marcas y Señales anulará de oficio o a pedido de parte interesada, las marcas y señales que no se encuentren en las condiciones requeridas en los artículos precedentes, en beneficio del propietario más antiguo.

Artículo 144: Será sancionado con multa toda persona que use una marca o señal no registrada, o que use como propia una marca o señal registrada a nombre de otro, todo ello sin perjuicio de las responsabilidades penales que pudieren corresponder al infractor.

Artículo 145: La marca consistirá en un dibujo, diseño o signo impreso con hierro candente o preferentemente por cualquier otro procedimiento que no afecte el cuero del animal. El diseño no podrá tener más de diez centímetros ni menos de siete, en cualquiera de sus diámetros.

Si la marca es a hierro candente, solo podrá imprimirse en la quijada o en la parte baja del cuarto trasero. En todos los casos la marca deberá colocarse en el lado izquierdo del animal. Prohíbese la contramarca en el ganado mayor, salvo que sean vendidos.

El Estado Provincial es el exclusivo titular de los sistemas de diseños de marcas y señales de los semovientes.

Artículo 146: Antes del destete de la cría deberá ser marcado el ganado mayor y señalado el ganado menor.

La omisión de la marca o señal en ganado de edades mayores del año implica presunción de mala fe contra su poseedor

Artículo 147: La señal consistirá en un corte o incisión practicado en la oreja del animal. Se prohibe señalar tronchando la oreja de animal, o en cualquier otro procedimiento que a juicio del Poder Ejecutivo promueva a la confusión o identificación de la señal.

Artículo 148: El propietario del ganado que se debe marcar o señalar en conjunto deberá dar aviso por escrito a la policía del lugar y a los colindantes del establecimiento con una anticipación de tres días hábiles a contar de la fecha fijada para la yerra, a fin de que puedan asistir a la operación todos los interesados que lo consideran necesario.

La comunicación deberá ser clara y precisa e indicarse en ella el lugar, fecha y hora de la yerra señalada y la especie de animales que comprenderá.

Artículo 149: El marcador o señalador antes de iniciar la marcación o señalamiento, deberá apartar los animales ajenos y proceder de conformidad con las normas pertinentes de este Código.

Artículo 150: Será sancionado con multa todo propietario de establecimiento rural que omita cumplir en tiempo y forma con la obligación de marcar o señalar a su ganado. Asimismo será sancionado con multas el que omitiere avisar en la forma establecida en este Código, la fecha, lugar y hora de la yerra señalada.

Artículo 151: La Oficina de Marcas y Señales deberá llevar un registro para marcas y otro para señales, y tanto uno como otro deberán contener:

a) El facsímil de la marca o señal.

b) La anotación del número de orden que le corresponda de acuerdo con la fecha del registro.

c) Apellido y nombre del propietario.

d) Número del Documento de Identidad, con indicación de la autoridad policial que le haya emitido y el domicilio real del propietario.

e) Designación del Departamento, Sección rural y nombre del establecimiento o Empresa rural.

f) Anotación de las transferencias de que hubiere sido objeto la marca o la señal así como sus modificaciones o renovaciones con fecha y número.

g) Anotación de la fecha del registro y del libro y folio en que se la haga.

h) La firma y aclaración del funcionario que efectúe el registro y la del propietario a favor de quien se haga o con la impresión dígito pulgar si no supiere firmar.

Artículo 152: La solicitud de inscripción en el registro de marca o señal deberá ser reglamentada por el Poder Ejecutivo. Toda solicitud deberá reproducir los antecedentes citados en los incisos a) c) y d) del artículo precedente.

Asimismo el Poder Ejecutivo también reglamentará los importes de los derechos y tasas que corresponda abonar por la inscripción, renovación de las marcas y señales, duplicados en caso de pérdida o extravíos y las sanciones en caso de infracción, como los montos de las multas respec

Sitios de Interés

Escudo congreso          Escudo senado          Escudo biblioteca          Escudo portal fsa        Escudo judicial          Escudo infoleg