Visto: 259336

 

Ley numero: 1246

Tema
CODIGO DE AGUAS. Deroga D.L. 398/76.
Autor
Dip. Armando Felipe Cabrera
Incidencias
Texto

LEY Nº 1246

La Legislatura de la Provincia sanciona con fuerza de Ley:

TITULO I.- DISPOSICIONES GENERALES

Artículo 1°.- Ámbito de aplicación. Objeto. El presente Código y los reglamentos que en su consecuencia se dicten, regirán dentro del ámbito de la Provincia de Formosa, y será su objeto regular el conocimiento, administración, aprovechamiento, control, conservación, protección y defensas de las aguas, sus cauces, obras hidráulicas y las limitaciones al dominio que en interés a su uso se impongan.

Artículo 2°.- Competencia de la autoridad de aplicación. Será competencia de la autoridad de aplicación que este Código determine, el gobierno y control del uso de todas las aguas, sus cauces y obras de aprovechamiento, la que podrá requerir el auxilio de la fuerza pública para el cumplimiento de sus fines.

Artículo 3°.- Aguas privadas. Quedan sometidas a las normas de policía del presente Código y sus reglamentos de aplicación, en función del interés público, las aguas privadas, entendiéndose por tales las que determina el Código Civil.

Artículo 4°.- Limitación al dominio público. El dominio del Estado sobre las aguas públicas reconoce como limitación los derechos de uso que los administrados tengan adquirido o que adquieran en lo sucesivo conforme a las disposiciones de este Código.

Artículo 5°.- Aguas públicas. Las restantes aguas existentes en el territorio de la provincia son del dominio público, incluyéndose las aguas subterráneas.

Artículo 6°.- Autoridad de aplicación. Con las excepciones que expresamente se señalen será autoridad de aplicación de este Código, la Dirección de Recursos Hídricos de la Provincia o el Organismo que lo sustituya por ley.

Artículo 7°.- Declaración general. Son bienes del Estado Provincial: los ríos y sus lechos y todas las aguas que corren por sus cauces naturales con excepción de las vertientes que nacen y mueren dentro de una misma heredad particular en cuyos casos pertenecen en prioridad, uso y goce al dueño de la misma. Son igual mente bienes del Estado Provincial, todas las aguas que se derivan de los ríos, ya sean afluentes de estos o que se extraigan por medio de canales, acueducto y de cualquier obra pública, como así mismo las aguas de desagües después de haber salido de la propiedad y las que provengan de desecación de ciénagas y drenajes en general.

Artículo 8°.- Aguas que surjan en terrenos particulares. Las aguas que surjan en los terrenos particulares pertenecen a sus dueños, quienes pueden usar libremente de ella y cambiar su dirección natu- ral. El hecho de correr por los terrenos inferiores no da a los dueños de estos derecho alguno. Cuando constituyen curso de agua por cauces naturales, pertenecen al dominio público y no pueden ser alterados.

Artículo 9°.- Estudios permanentes. La autoridad administrativa hará estudios permanentes, sistemáticos y conducentes a obtener el máximo aprovechamiento de las aguas y a impedir y prevenir pérdidas. Consecuentemente, dispondrá las medidas idóneas. Cuando su vigencia requiera la sanción de decreto o ley deberá proponer al gobierno los proyectos respectivos.

Artículo 10.- Mapas generales y zonales. La Dirección de Recursos Hídricos remitirá periódicamente a la Dirección de Catastro, informaciones e instrucciones para el levantamiento y publicación de mapas generales y zonales de la Provincia, en los que figuren todas las corrientes de aguas, con la ubicación de las obras públicas de Hidráulica.

Artículo 11.- Contaminación. Nadie podrá contaminar, en forma directa o indirecta aguas públicas o privadas sean corrientes o no; superficiales o subterráneas, por empleo o incorporación de sustancias tóxicas de cualquier índole o especie que fuere. Si la contaminación de las aguas, sea por infiltración, por incorporación directa, o por cualquier otro medio pudiera afectar la vida o salud de personas o animales, o fuere nociva para la vegetación o para la calidad del suelo, significará una infracción grave que será sancio nada en la forma prevista por este Código, sin perjuicio de la inmediata cesación de la actividad prohibida, pudiéndose requerir el auxilio de la fuerza pública si fuere menester.

Artículo 12.- Veda. Reserva. El Poder Ejecutivo a solicitud de la autoridad de aplicación podrá declarar reserva de determinados recursos hídricos. La autoridad de aplicación podrá vedar o limitar un uso determinado, estimular usos en detrimento de otros. La resolución que establezca la reserva, veda, limitación o estímulo no afectará aprovechamientos anteriores legítimamente realizados y deberá ser fundada estableciéndose un plazo de duración que no podrá exceder de cinco (5) años de reserva o de veda pudiendo ser renovado por resolución fundada. Durante el periodo de reserva o de veda no se acordarán concesiones del recurso reservado ni del uso vedado, pero podrán otorgarse permisos precarios sujetos a las condiciones de la reserva.

TITULO II.- USO DEL AGUA PÚBLICA

CAPITULO 1.- Derecho del uso

Artículo 13.- Condiciones primordiales. Toda persona tiene derecho al uso común de las aguas públicas, siempre que tenga libre acceso a ellas y no excluya a otras de ejercer el mismo derecho.

Artículo 14.- Usos permitidos. Los usos comunes que no requieren autorización alguna son los siguientes:

1.- Bebida, higiene humana, lavado de ropa y otros empleos reducidos como bebida para animales domésticos y riego de huertos y jardines siempre que la extracción del agua se efectúe sin uso de maquinas y aparatos sin deteriorar las márgenes ni retener, demorar o acelerar el curso de las aguas, ni producir anegamiento o peligro de contaminación.

2.- Abrevar o bañar ganados en tránsito, navegación no lucrativa y para recreación, en lugares habilitados autorizados de antemano por el organismo competente.

Artículo 15.- Excepción. No se podrá hacer uso de las aguas públicas como los enunciados en el artículo anterior, cuando las mismas deban tomarse de heredades privadas, sin el consentimiento de sus dueños o autorización expresa de este Código o su reglamentación.

Artículo 16.- Uso prioritario. El uso común de las aguas públicas prescripto en este capítulo, tendrá prioridad sobre cualquier uso especial, debiendo todo concesionario, permisionario o autorizado, respetar ese orden de prelación.

Artículo 17.- Gratuidad. Excepción. Los usos comunes serán gratuitos y solo podrán ser gravados cuando para su ejercicio se requiera la prestación de un servicio administrativo.

Artículo 18.- Río internacional e interprovincial. Cuando se solicite permiso o concesión de uso de aguas públicas, o del álveo de un río o arroyo navegable o flotable, internacional o interprovincial y sea necesario realizar obras en el cauce del curso de agua antes de otorgar el permiso o la concesión, deberá requerirse al organismo nacional competente de expedición sobre si las obras proyectadas pueden obstaculizar a la navegación o afectar al régimen hidráulico del río o arroyo. No podrán otorgarse permisos o concesiones cuando las obras proyectadas afecten la navegación o al régimen hidráulico del río o arroyo o la fauna acuática.

CAPITULO 2.- Permisos

Artículo 19.- Usos especiales de aguas públicas. La autoridad de aplicación es la única facultada para el otorgamiento de permisos de usos especiales de aguas públicas, excepto los casos que este Código o leyes especiales nacionales o provinciales lo determinen.

Artículo 20.- Supuestos especiales. Se podrán otorgar permisos para la realización de estudios o proyectos de obras, para labores transitorias o especiales, para uso de agua sobrante y desagües supe ditados a eventual disponibilidad, para pequeñas utilizaciones del agua o álveos, para limitada extracción de frutos o peces con la intervención de la autoridad de pesca, o para utilizaciones de carácter transitorio y para los usos de aguas públicas que solo pueden otorgarse por concesión a quienes no puedan acreditar su calidad de propietarios del terreno, cuando este acreditamiento sea necesario para otorgar concesiones.

Artículo 21.- Otorgamiento de permisos. Extinción. Los permisos serán otorgados a personas de existencia visible o ideal pudiendo ser revocadas en cualquier momento con expresión de causa por el otorgante sin derecho a indemnización alguna. El permiso se extinguirá:

a) Por revocación dispuesta por la autoridad de aplicación.

b) Por vencimiento de plazo o cumplimiento del objetivo para el cual fue otorgado

c) Por las demás causales estipuladas para las concesiones en cuanto resulten aplicables.

También podrán extinguirse por caducidad cuando el permisionario dejare de cubrir alguna obligación emergente del permiso.

Artículo 22.- Cesión. Con la previa autorización de la autoridad de aguas como requisito esencial, podrán cederse los permisos otorgados.

Artículo 23.- Obligación del permisionario. Todo permisionario deberá pagar las contribuciones, cargas fiscales o canon que este Código o las Leyes que dictadas en su consecuencia impongan.

CAPITULO 3.- Concesiones

Artículo 24.- Otorgamiento de concesión. Todo uso de aguas públicas que se realice con carácter permanente para los aprovechamientos particulares, solamente podrá otorgarse mediante la concesión de uso, salvo los casos especialmente determinados en el capítulo anterior.

Artículo 25.- Concesiones en caso de concurrencia de solicitud. Para el otorgamiento de concesiones, en caso de concurrencia de solicitudes que tengan por objeto distintos aprovechamientos, de inferencia en el uso, o falta o disminución del recurso, se establecen las siguientes prioridades:

1) usos domésticos, municipales y abastecimiento de poblaciones: riego de calles, carreteras, paseos y arbolados públicos, del servicio Público de Obras Sanitarias y reparticiones públicas nacionales y provinciales, establecimiento de enseñanza rural y agrícola así como todo otro establecimiento de propiedad de personas jurídicas públicas.

2) Irrigación.

3) Pecuario.

4) Energético.

5) Industrial.

6) Terapéutico.

7) Minero.

8) Navegación y Flotación.

9) Piscícola.

10) Recreación.

Para zonas determinadas, con carácter general en función al interés social o para lograr mayor eficacia y rentabilidad en el uso del agua, el Poder Ejecutivo, por decreto fundado y a propuesta de la autoridad de aguas, podrá alterar el orden de prioridades establecido en el presente artículo. El cambio o alteración de prioridades no afectará a las concesiones ya otorgadas.

Artículo 26.- Playas fluviales. El uso de las playas fluviales deberá otorgarse en todos los casos por el sistema de concesión temporaria.

Artículo 27.- Derecho que otorga la concesión. La concesión no involucra la enajenación parcial o total del agua pública, que es inalienable, pero si otorga a su titular un derecho subjetivo al aprovechamiento de éste.

PROCEDIMIENTO DE OTORGAMIENTO DE LA CONCESION

Artículo 28.- Derecho que otorga la concesión. Toda concesión se entiende otorgada sin perjuicio de terceros. El concesionario en ningún caso, puede invocar la concesión como título para exigir indemnización de la Provincia por cualquier daño que pueda ocasionarse a terceros como consecuencia de la misma.

Artículo 29.- Concurrencia de solicitudes. Cuando concurran solicitudes de concesión para un mismo aprovechamiento hidráulico, se preferirá la que tenga una importancia e interés socio-económico mayor, según el criterio exclusivo de la autoridad de aplicación, y en igualdad de condiciones será preferida la petición efectuada en primer término.

Artículo 30.- Trámite conjunto. Las solicitudes concurrentes serán tramitadas conjuntamente, siempre que las respectivas presentaciones se verifiquen dentro del término de quince días contados desde la fecha de la última publicación de la primera solicitud. Serán recha zadas sin mas trámite las presentadas fuera de ese plazo, cuando fueren incompatibles con las presentadas en término.

Artículo 31.- Requisitos comunes a toda solicitud de concesión. Las solicitudes de concesión deberán contener los siguientes requisitos:

a) Nombre, apellido, documento de identidad (clase y número), nacionalidad, edad, estado civil y profesión.

b) Determinación del domicilio real y constitución del domicilio legal dentro del radio de la capital de la provincia.

c) Indicación precisa del acueducto de donde se extraería el agua.

d) Lugar donde el agua será captada.

e) Cuando se trate de concesiones reales, instrumentos que acredite el derecho invocado.

f) Plano del inmueble aprobado por el organismo catastral correspondiente.

g) Volumen de la concesión que pide, expresado en una de las formas del artículo 42 de este Código.

h) Indicación de los acueductos a construir para utilizar el agua,características recorridos y medidas de los mismos.

i) Nombre, apellido y domicilio de las personas jurídicas o físicas u Organismos que pudieran resultar afectados por la concesión.

j) Categoría a que corresponde la concesión.

k) Descripción del objeto y función a que se destinarán las aguas solicitadas.

l) Destino de las aguas sobrantes y modo de sacarlas.

m) Los requisitos específicos que este Código establece para cada tipo de concesión, así como lo que disponga la reglamentación que se dicte.

n) Cuando se trate de concesiones para riego deberá acreditar la aptitud del suelo para labores agrícolas.

Artículo 32.- Notificación de la solicitud y publicaciones. Presentada una solicitud conforme a los requisitos indicados en el artículo anterior y en su caso, suministrados los demás informes requeridos por la autoridad, se notificará en el domicilio real y en el constituido por la petición a toda persona que en dicha solicitud se menciones como titular de derechos que pudiera resultar afectados por la concesión. En las publicaciones notificatorias del artículo 36° del presente se hará constar que las personas y organismos afectados por la solicitud podrán formular oposición en el plazo de quince días desde la ultima publicación.

Artículo 33.- Ausencia de oposiciones. Si ningún tercero formulase oposición, la autoridad administrativa resolverá lo que en derecho corresponda, en el plazo no mayor de diez días.

Artículo 34.- Oposición. Resolución. Si se dedujese oposición se dará vista de ella al solicitante. La cuestión se abrirá a prueba por el término de veinte días, si hubieren hechos controvertidos. El auto de prueba se notificará personalmente o por cédula. Vencido dicho término, o antes si no hubieren habido hechos controvertido, la autoridad administrativa resolverá lo pertinente. Contra la resolución podrán deducirse los recursos administrativos y judiciales que la legislación acuerde.

Artículo 35.- Domicilio legal. Una vez obtenida la concesión, su titular deberá confirmar o modificar el domicilio legal constituido. El domicilio legal permanente una vez obtenida la concesión, podrá ser constituido en la ciudad, capital de la Provincia, en la cabecera del departamento de que se trate o en el mismo inmueble y podrá ser modificado en forma auténtica en las oportunidades en que el concesionario estime conveniente. Los titulares de concesiones obtenidas con anterioridad a la vigencia de este Código, deberán constituir nuevo domicilio legal, ratificarlo o modificarlo dentro del plazo de noventa días de la publicación de este Código ante la Dirección de Recursos Hídricos o sus delegaciones. El incumplimiento de esta obligación legal determinará que la administración de aguas tenga por constituido su domicilio a los efectos de trámites administrativos y judiciales en la mesa de entradas de la Dirección de Recursos Hídricos y de la delegación departamental correspondiente sin perjuicio de la publicación de edictos, conforme, al artículo 145° del Código de Procedimiento Civil y Comercial de Formosa.

Artículo 36.- Publicidad. Las solicitudes de concesión deberán ser publicadas por un día en el Boletín Oficial y durante tres días en el diario de mayor circulación de la provincia, para dar lugar a la presentación de terceros que se consideren legítimamente afectados. El costo de la publicación será a cargo del concesionario.

Artículo 37.- Transferencia. Excepción. Las concesiones podrán ser transferidas, a solicitud de su titular, cuando éste transmita la universalidad de bienes del establecimiento o fondo de comercio que utiliza la dotación, salvo que la concesión hubiera sido otorgada en mérito a las cualidades personales del concesionario y el adquirente no satisfaga las mismas.

Artículo 38.- Condiciones para la transferencia. Para la transferencia de concesiones es indispensable la previa autorización de la autoridad de aplicación, la cual la otorgará siempre que:

a) No se varíe la fuente de aprovisionamiento.

b) No se cause perjuicio a los titulares de otras concesiones vigentes.

Artículo 39.- Reglamento de transferencia. La autoridad de aplicación queda facultada para reglamentar transferencia de permisos y concesiones en los casos no previstos en esta Ley.

Artículo 40.- Derecho que otorga la concesión. Modificación del punto de toma. La concesión confiere solamente el derecho al uso acordado en el título, en las condiciones y con las limitaciones expresadas en esta Ley. Las concesiones de uso de agua no acuerdan derecho alguno sobre la fuente de la que proviene. La autoridad de aplicación, previa resolución fundada por razones de oportunidad o conveniencia podrá sustituir en punto de toma, fuente, curso o depósito con el que se atienda la concesión. El costo de sustitución será por cuenta del concedente y el de operación a cargo del concesionario.

Artículo 41.- Control de utilización. Toda utilización de aguas deberá ser controlada por medio de dispositivos que permitan aforar el caudal extraído, conforme lo que disponga la autoridad de aplicación. La falta de estos dispositivos o su funcionamiento inadecuado traerá aparejado la aplicación de multa, con excepción de los usos comunes previstos en el Art. 14.

Artículo 42.- Formas de concesiones. Las concesiones se otorgarán por unidad de volumen: en metros cúbicos o litros; por unidad de superficie: en M2 o hectárea; por unidad de caudal: en M3 por segundo o litros por segundo; por unidad de potencia: en CV/WATT/KW; y en unidad de tiempo: en año/día/segundo.

Artículo 43.- Dotaciones mínimas y máximas para uso. La autoridad de aplicación fijará por zonas o por cuencas las dotaciones mínimas y máximas para los distintos usos, las que podrán ser modificadas, en mas o menos, cuando las condiciones climáticas o las necesidades del uso de que se trate así lo requieran.

En todos los casos deberán permitirse la circulación en el curso de agua de al menos el 30% del caudal módulo o del caudal afluente, el que sea por menor y las oscilaciones del caudal provocadas en un periodo de tiempo de 24 horas. Deberán mantenerse dentro del rango de cinco veces el caudal mínimo del periodo considerado.

Artículo 44.- Delimitación. En la concesión de usos de bienes públicos se establecerá precisamente la extensión del uso afectado por la concesión, delimitándose su ámbito físico.

Artículo 45.- Uso de agua para servicios públicos. Las concesiones de servicios públicos a ser prestados con aguas o para los que sea necesario utilizar, se regirán por las leyes respectivas, pero el concesionario en todos los casos deberá previamente obtener concesión de agua conforme a esta Ley y su reglamentación.

Artículo 46.- Clase de concesiones. Las concesiones pueden ser efectivas o eventuales y en uno u otro caso, continuas o discontinuas.

Artículo 47.- Concesiones efectivas. Las efectivas tendrán derecho a recibir prioritariamente la dotación concedida o la que, en su caso, establezca la autoridad de aplicación. Son continuas cuando la dotación puede usarse en cualquier época del año y discontinuas cuando solo pueden usarse en el periodo del año o en periodos fijados en la concesión. En caso de escasez de agua, la continua tiene preferencia sobre la discontinua.

Artículo 48.- Concesiones eventuales. Las concesiones eventuales sean continuas o discontinuas residen su dotación luego de ser atendidas las efectivas y en el orden cronológico de su otorgamiento. Se podrá dar concesiones para las aguas de desagües, las que serán siempre eventuales.

Artículo 49.- Naturaleza de las concesiones. Las concesiones serán siempre personales. Se otorgarán a favor de personas físicas o jurídicas determinadas, excepto lo dispuesto en el Art. 76° y 85° de este Código.

Artículo 51.- Requisitos de las resoluciones que otorguen concesión. Toda resolución que otorgue concesión deberá consignar mínimamente, los siguientes:

1) Titular de la concesión.

2) Clase de uso otorgado.

3) Fuente de aprovisionamiento.

4) Dotación que corresponda o forma y modo del aprovechamiento.

5) Cláusulas resolutorias, conforme a lo establecido en el Art. 60°.

6) Fecha de otorgamiento y tiempo de duración.

7) Aptitud de los suelos para desarrollar labores agrícolas.

8) Tiempo de duración del derecho.

En las concesiones reales se indicará el instrumento que acredite el derecho invocado por el solicitante sobre el inmueble, así como la ubicación y descripción de éste y la nomenclatura catastral.

Artículo 52.- Derechos del concesionario. El concesionario goza de los siguientes derechos:

1) Usar del objeto de la concesión conforme a las disposiciones de este Código y demás legislación aplicable.

2) Solicitar la expropiación de terrenos y la imposición de servidumbres y restricciones administrativas necesarias para el ejercicio de la concesión.

3) Solicitar la concesión o la autorización para construir las obras necesarias para el mismo fin.

4) Ser protegido en el ejercicio de los derechos derivados de la concesión mediante las acciones y excepciones judiciales y administrativas correspondientes.

Artículo 53.- Obligaciones del concesionario. El concesionario tiene las siguientes obligaciones:

1) Cumplir las disposiciones de esta Ley, los reglamentos que en su consecuencia se dicten y las resoluciones de la autoridad de aplicación.

2) Construir las obras a que está obligado en los términos y plazos fijados por esta Ley, el título de concesión, los reglamentos y las resoluciones de la autoridad de aplicación.

3) Conservar las obras e instalaciones en condiciones adecuadas y contribuir a la conservación y limpieza de acueductos, canales, drenajes y desagües mediante su servicio personal o pago de tasas que fije la autoridad de aplicación.

4) Permitir las inspecciones dispuestas por la autoridad de aplicación, autorizar las ocupaciones temporales necesarias y suministrar datos, planos e información que ésta solicite.

5) No contaminar las aguas.

6) Pagar el canon, las tasas y retribuciones, impuestos y contribuciones de mejoras que se fijen en razón de la concesión otorgada.

7) Usar el agua con el destino para el cual fue concedida.

Estas obligaciones no podrán ser rehusadas ni demoradas alegando deficiente prestación de servicios, falta o disminución de agua, ni falta o mal funcionamiento de las hidráulicas.

Artículo 54.- Restricciones especiales. Indemnizaciones. Las concesiones pueden ser restringidas en su uso o suspendidas en caso de escasez o falta de caudales o para abastecer a concesiones que la precedan en el orden establecido en el artículo 25°. En caso que la suspensión o restricción sea para abastecer concesiones prioritarias, el Estado indemnizará solamente el daño emergente que se cauce al concesionario.

Artículo 55.- Restricciones temporarias. El uso del agua pública podrá ser suspendido o restringido temporariamente:

a) Para efectuar mejoras y mantenimiento de las obras e instalaciones.

b) Por falta de pago del canon o contribución, salvo los usos domésticos.

c) Por escasez del recurso.

d) En los casos de derrumbe, pérdidas o tomas o cualquiera otra causa extraordinaria que así lo exigiera, para evitar perjuicios mayores.

Artículo 56.- Infracción. Responsabilidad. Toda suspensión de entrega del agua por causas no autorizadas en este Código o sin el preaviso correspondiente, será ilegal y hará directamente responsable al funcionario o agente administrativo que lo dispuso.

Artículo 57.- Extinción de concesión. Son causas extintivas de la concesión:

1) Renuncia.

2) Vencimiento del plazo.

3) Caducidad.

4) Revocación.

5) Falta de objeto concesible.

6) Muerte del concesionario.

Artículo 58.- Renuncia de concesión. El concesionario podrá renunciar en cualquier tiempo a la concesión. La renuncia deberá presentarse ante la autoridad de aplicación, quien previo cobro de las contribuciones adeudadas, la aceptará. La renuncia producirá efecto desde su aceptación. La resolución sobre el pedido de renuncia deberá dictarse dentro de los diez (10) días de quedar el expediente en estado de resolver; de no dictarse resolución la renuncia se considerará aceptada.

Artículo 59.- Extinción. Destino de las obras. El vencimiento de plazo por el cual fue otorgada la concesión produce su extinción automática y obliga a la autoridad de aplicación a tomar las medidas para el cese del uso del derecho concedido y cancelar la inscripción de la concesión. Las obras y mejoras hechas por el concesionario pasarán sin cargo alguno al dominio del Estado, salvo disposición en contrario contenida en el título de concesión.

Artículo 60.- Caducidad. La concesión podrá ser declarada caduca:

1) Cuando transcurridos seis (6) meses a partir del vencimiento del plazo otorgado por la autoridad de aplicación para la ejecución de las obras, trabajos o estudios a que obliguen las disposiciones de esta Ley o título de concesión, estos no hubieran sido ejecutados, salvo que el título de concesión fije un plazo distinto.

2) Por no uso del agua durante dos (2) años.

3) Por incumplimiento de las obligaciones a cargo del concesionario, siempre que las mismas fueren esenciales e imputables a concesionario.

4) Por el cese de la actividad que motivó el otorgamiento.

5) Por dar al agua un uso distinto de aquel para el cual se otorgó la concesión.

Artículo 61.- Revocación. La revocación podrá ser dispuesta en los siguientes casos:

1) Cuando mediaren razones de oportunidad o conveniencia.

2) Cuando las aguas fueren necesarias para abastecer usos que le precedan en el orden establecido en el artículo 25°.

3) Cuando la concesión hubiere sido otorgada en violación de las disposiciones de esta ley o sus reglamentaciones.

4) Cuando la concesión hubiera sido otorgada en fraude a la ley o a sus reglamentaciones.

En los casos de los aparts. 1), 2) y 3) la medida será dispuesta por el Poder Ejecutivo y se indemnizará el daño emergente.

En el caso del apartado 4) la medida será dispuesta por la autoridad de aplicación y no dará derecho a indemnización del daño emergente.

Artículo 62.- Anulación judicial. Cuando se hubieren violado los requisitos para el otorgamiento de concesiones o su empadronamiento y la declaración de nulidad implique dejar sin efecto o menoscabar derechos consolidados, la autoridad de aplicación o cualquier interesado deberá solicitar judicialmente su anulación en la forma establecida en las leyes vigentes en la materia.

Artículo 63.- Declaración de nulidad. Medida. Declarada la nulidad de una concesión constatada o declarada judicialmente la nulidad de un empadronamiento o extinguida la concesión por cualquier causa, la autoridad de aplicación tomará de inmediato las medidas necesarias para hacer cesar el uso del agua y revocará la concesión.

Artículo 64.- Organismo de aplicación. La autoridad de aplicación es el único Organismo facultado para entender en todo lo relativo a las concesiones de uso.

TITULO III - USO EN PARTICULAR

CAPITULO 1 - Abastecimiento

Artículo 65.- Concepto. Se entiende por abastecimiento de poblaciones a los efectos de este Código, el uso de aguas públicas para bebida y también la necesaria para uso domestico, salubridad y demás servicios públicos y particulares, abrevamiento de animales domésticos, riegos de jardines y usos municipales, extinción de incendios y servicios cloacales.

Artículo 66°.- Uso domestico y Municipal. Toda la población tendrá derecho a que se le conceda el uso del agua pública necesaria en razón de ciento cincuenta litros por habitante y por día como mínimo. Para el cálculo de la dotación total se tendrá en cuenta el crecimiento vegetativo probable, según los índices porcentuales estimados por la autoridad provincial competente. Si la población tuviera servicios cloacales, la dotación mínima se establecerá en trescientos litros diarios.

Artículo 67.- Elevación del mínimo. La autoridad de aplicación está facultada para elevar los mínimos de dotación estipulados en el artículo anterior cuando estime que es indispensable para el interés social.

Artículo 68.- Establecimientos colectivos. A los efectos de los artículos anteriores, considérase también como población a todos los establecimientos y colonias educacionales, hospitalarios, militares, religiosos, de asilo, penales y cualquier otra comunidad o conglomerado humano.

Artículo 69.- Idoneidad del agua. No se otorgarán concesión de uso de agua pública para abastecimiento de poblaciones sin que, previamente, se haya comprobado la idoneidad del agua a proveer a los efectos de su potabilidad. También se deberá acreditar la existencia de desagües adecuados, que no ocasionen perjuicios a terceros ni al medio ambiente.

Artículo 70.- Municipalidad. Estas concesiones deberán ser solicitadas por la respectiva autoridad municipal, que deba prestar este servicio público en toda la población que no esté atendida con anterioridad por otros organismos públicos o privados.

Artículo 71.- Concesiones perpetuas y temporarias. Las concesiones para abastecimiento de poblaciones serán permanentes y a perpetuidad cuando sean otorgadas a entidades públicas. Si fuesen concedidas a empresas privadas de servicios públicos o personas particulares, lo serán por el plazo que la autoridad de aplicación lo determine para cada caso.

Artículo 72.- Concesión. Autoridad competente. Requisitos. Estas concesiones serán otorgadas por la Dirección de Recursos Hídricos como autoridad administrativa competente. Para su trámite y otorgamiento regirá, en cuanto fueren aplicables, las disposiciones generales y especiales establecidas en este Código con fines de irrigación.

Artículo 73.- Tarifas. Cuando la concesión se otorgue a favor de una empresa particular, se fijará en ella la tarifa que deberá percibirse de los usuarios. La tarifa no podrá aumentarse sin expresa conformidad de la autoridad concedente.

Artículo 74.- Incorporación de obras al Estado. En las concesiones a empresas o personas particulares se establecerá que al expirar el término por el cual fueron otorgadas, o al fenecer su eventual prórroga, todas las obras utilizadas para la captación del agua y prestación del servicio de distribución y entrega de ella a los usuarios, pasaran en propiedad al Estado, sin cargo alguno.

Artículo 75.- Contaminación. En las aguas destinadas al abastecimiento de poblaciones, queda prohibida toda forma de uso que produzca, o pueda producir, su contaminación. Queda asimismo prohibido el uso de sustancias tóxicas que en forma directa o indirecta puedan contaminar dichas aguas, con daños posibles para la salud de las personas, animales o plantas. El incumplimiento de las prohibiciones contenidas en esta disposición, constituye una infracción grave que será sancionada en la forma que este Código establece, sin perjuicio de la aplicación de las disposiciones civiles y penales pertinentes.

CAPITULO 2 - Irrigación

Artículo 76.- Beneficiario. Carácter y plazo de la concesión. El uso del agua pública destinada al riego será otorgado para el cultivo de los predios particulares, de las comunidades de usuarios y del Estado. Estas concesiones serán siempre reales y por un plazo no mayor de cincuenta (50) años, el que podrá ser prorrogado.

Artículo 77.- Requisitos para la concesión. En el otorgamiento de concesiones para riego, además de los requisitos y trámites previstos en el artículo 31 y siguientes de este Código será necesario que el terreno pueda desaguar convenientemente y que tenga aptitudes para ser irrigado y dedicado al cultivo básico - determinante de la solicitud de concesión -, el que deberá indicarse. La concesión será otorgada por unidad de superficie.

Artículo 78.- Condiciones para el otorgamiento. Para el otorgamiento de derechos de uso de agua pública para riego, será necesario que el respectivo curso de agua tenga caudal suficiente para abastecer la concesión que se solicite y no perjudique a otras que ya existieren sobre el mismo. Cuando un curso de agua tenga distribuido su caudal de modo que no pueda satisfacer mas concesiones para riego, se declarará cerrado en dicho curso el otorgamiento de tales concesiones.

Artículo 79.- Cultivos clandestinos e ilegítimos. Serán considerados clandestinos e ilegítimos los cultivos realizados con el agua del dominio público en los casos siguientes:

a) En inmuebles que no tuvieran otorgada con anterioridad concesión legítima de aprovechamiento de agua para regadío cualquiera fuera la forma de sustracción o derivación del agua.

b) En inmuebles en mayor superficie a la expresada en la respectiva concesión de riego, o mayor al derecho legalmente empadronado en los requisitos oficiales.

c) El uso de aguas provenientes de arroyos, vertientes o cualquier otra fuente sean o no tributarios o afluentes de los ríos, cuyas aguas hayan estado y estén bajo el dominio público de la Provincia y se aprovecharán sin otorgamiento legítimo, como agua del dominio privado. Igualmente el uso del agua de tales procedencias que hayan sido anteriormente del dominio privado y hoy correspondieran al dominio público cuando se aprovecharen sin existir título o derecho anterior legítimo sobre las mismas y no se ostente tampoco un otorgamiento público.

d) Los cultivos hechos con dotaciones mayores a las que hubieren correspondido obtenidas mediante fraccionamiento ficticio de los inmuebles y de los derechos de agua, en cuanto la superficie cultivada exceda de la superficie beneficiada con el primitivo derecho objeto de fraccionamiento. En los fraccionamientos reales, los excesos de cultivo contenidos en cada parcela, quedarán comprendidos en el inc. b) de este artículo.

e) Los casos de concesión de desagües cuando en lugar de haber sido empleada el agua de desagüe concedida, se hubiere realizado el cultivo con aguas vivas, derivadas de los ríos públicos o de los cauces de distribución de aguas vivas.

f) Igualmente los casos de concesión de sobrantes de río, canales o hijuelas, cuando los cultivos se hubieren realizado compartiéndose indebidamente las dotaciones originarias destinadas a los regantes legítimos y directos, al derivar directamente el agua del cauce común de riego que utilizaren esos regantes y con perjuicio de los mismos.

g) El empleo de una parte o la totalidad del derecho de agua que corresponde a determinados inmuebles, en un inmueble distinto y sin derecho de agua, o con derecho para menor superficie a la de los cultivos aunque no existiere perjuicio para terceros y aunque la parte cultivada no excediere al derecho de agua empadronado para ambas propiedades.

h) En general, toda maniobra o abuso del que resulte un aprovechamiento de aguas públicas sin otorgamiento legítimo, o un cultivo efectuado con esas aguas, en inmueble distinto al beneficiario o en superficie mayor a la concedida o empadronada.

Artículo 80.- Prohibición de suministro de agua pública. Penalidades. Queda prohibido el suministro de agua pública o la realización de cultivo con esas aguas, en inmuebles que carezcan de derecho de regadío o en los cuales concurran las circunstancias del artículo anterior. Se exceptúan de esta prohibición los inmuebles que, por acogimiento y cumplimiento de sus propietarios a las exigencias de esta Ley, queden comprendidos en sus beneficios.

Los cultivos clandestinos o ilegítimos que se pretendiere mantener o efectuar en el futuro, incurrirán en las penalidades que esta ley establece, sin perjuicio de que sus autores y cómplices puedan quedar sometidos a la acción de la justicia competente. Las autoridades de agua y en general toda autoridad de riego, quedan obligadas a adoptar las medidas necesarias para que el agua pública sea empleada, utilizada y distribuida exclusivamente en forma equitativa y proporcional a favor de los regantes legítimos y no para mantener cultivos clandestinos o ilegítimos, bajo pena de incurrir en las sanciones que luego se determinan. A tales fines, las autoridades y reparticiones de la Provincia están obligadas a prestar a las autoridades de riego la cooperación legal que le sea requerida y los jueces expedirán cuando así se les requiera orden de allanamiento o para el auxilio de fuerza pública, en los casos en que exista presunción fundada de uso indebido del agua.

Artículo 81.- Sistema de encadenamiento de desagües y sobrantes. Suministro de agua pública. La Dirección de Recursos Hídricos propenderá a implantar un sistema de encadenamiento de desagües y aguas sobrantes no otorgadas en concesión o permiso para que sirvan de refuerzo natural o cauces públicos o concesiones administrativas de regadíos, con el fin de uniformar y regularizar las dotaciones particulares, conforme a la categoría de los derechos sin lesionar derechos de terceros y cuando sea ella técnicamente posible. El suministro de agua pública se hará conforme a la superficie empadronada del derecho del agua, según categoría y con las eventualidades naturales de los caudales disponibles y en las fracciones menores a una hectárea, se hará por la superficie en metros que corresponda sin perjuicio de que la hectárea sirva de unidad y base en la distribución de los tributos de riego.

Artículo 82.- Limitaciones al fraccionamiento. No se autorizará el fraccionamiento del derecho de agua cuando se disperse arbitrariamente en una superficie mayor del inmueble, sin relación a su normal aprovechamiento y cuando corresponda autorizar la división del derecho del agua, se adoptarán las medidas técnicas que correspondan para evitar el logro de mayores dotaciones de agua que las del primitivo derecho y para impedir la realización de cultivos clandestinos o ilegítimos. Las subdivisiones del derecho de agua practicada en legal forma incorporan ese derecho a la fracción del inmueble, en forma inseparable.

Artículo 83.- Caducidad. Las concesiones del uso del agua para irrigación caducan:

a) A los cinco años de la fecha en que se hayan reconocido el aprovechamiento y otorgado la concesión, si en este plazo no se hiciere uso del agua.

b) A los cuatro años de la fecha de otorgamiento de una concesión si no se hubiere usado el agua.

c) Después de los términos de los incisos anteriores, si en cualquier término se dejare de efectuar la irrigación durante tres años seguidos en los terrenos empadronados.

Artículo 84.- Limitaciones a la caducidad. Las disposiciones del artículo anterior se aplicarán solo a la parte de terreno y su correspondiente dotación, no irriga usada, y cuando el uso provenga de negligencia del concesionario o sus derecho-habientes.

CAPITULO 3 - Uso Pecuario

Artículo 85.- Concesión. Requisitos. La concesión de agua para uso pecuario, podrá otorgarse a los predios particulares, comunidades de usuarios y al Estado, con el fin de surtir abrevaderos para cría y explotación de animales en las zonas que se estimen aptas. La dotación se establecerá en litros por segundo y la pertinente reglamentación determinará la cantidad específica por animal para el consumo correspondiente en forma anual. Al peticionar además de los requisitos y trámites del artículo 31 y siguientes deberá expresarse la cantidad y especie de animales que integran la explotación.

Artículo 86.- Duración. Esta concesión de aguas públicas será perpetua.

Artículo 87.- Abrevaderos públicos. La autoridad de agua podrá establecer abrevaderos públicos cobrando una tasa retributiva por el servicio prestado, determinándose por zonas en la reglamentación pertinente la ubicación preferencial de tales abrevaderos, atendiendo al interés social.

Artículo 88.- Registro de atajadero. Los atajaderos y toda obra llevada a cabo por los particulares para uso de aguas públicas con destino pecuario deberán registrarse ante la autoridad de aplicación dentro de los seis meses de publicado el presente Código, requiriéndose el título de concesión pertinente.

CAPITULO 4 - Uso energético

Artículo 89.- Concesionarios. Término. Las concesiones para uso energético se darán al Estado Nacional, Provincial, Municipal o sus organismos centralizados y descentralizados y a las comunidades de usuarios exclusivamente, con el fin de emplear las fuerzas de las aguas para uso cinético directo para generar electricidad. La concesión será permanente e intransferible.

Artículo 90.- Fines de la concesión. Estas concesiones serán para fines privados o para prestar un servicio público.

Artículo 91.- Solicitud. Trámites. Requisitos. Las solicitudes de concesión para uso hidroenergético deberán cumplir los mismos requisitos, publicaciones y trámites que establecen los Artículos 31, 32, 33, 34 y 106 del presente Código en cuanto fueren aplicables.

Artículo 92.- Requisitos especiales. La solicitud de concesión para uso hidroenergético, deberá contener, además de los requisitos comunes a otras concesiones, los siguientes especiales:

a) Informe del Organismo Provincial competente.

b) Planimetría del tramo fluvial o acueducto público que suministrará el agua, precisando la toma y su relación con las más próximas tomas aguas abajo y aguas arriba, si las hubiere.

c) Anteproyecto general de las instalaciones con indicación de tipos de ruedas turbinas que se pondrán en funcionamiento.

d) Plano de la ubicación de superficies con cultivos bajo riego, relacionadas con las instalaciones productoras de energía.

e) Los que específicamente requiera la reglamentación que se dicte.

Artículo 93.- Limitaciones e impedimentos. Prohibición. La concesión para el uso hidroenergético impone al concesionario la obligación de realizar las obras y trabajos de tal manera que no impidan, disminuyan o limiten otras posibilidades de aprovechamiento hidroeléctrico, ni otro tipo de utilizaciones.

Artículo 94.- Unidades de medida. La concesión de uso hidroenergético deberán expresarse en unidades de potencia nominal, caballos de vapor (CV) o watt (W) con indicación del caudal medio de agua a utilizar (Q) indicado en litro por segundo y de la altura bruta medida del salto (H) expresado en metros.

El valor de la potencia nominal se obtendrá de la siguiente manera:

Potencia (CV)--------------------------------Q x H/75

Potencia (W)----------------------------------9,8 x Q x H

Artículo 95.- Concesiones especiales. Cuando la potencia exceda de 200 CV (ciento cuarenta Kw) y la concesión estuviere destinada a prestar un servicio público, o cuando las instalaciones ocasionen o puedan ocasionar limitaciones, impedimentos o disminuciones en las posibilidades de otro aprovechamiento de cualquier tipo, la concesión podrá otorgarse solamente por ley. El dispositivo legal especial que se dicte en cada caso, reglará todo lo relativo a tarifas, indemnizaciones y expropiaciones que deban hacerse, debiendo dictaminar e intervenir como coadyuvante, el organismo Provincial encargado del control de la energía.

Artículo 96.- Potencia superior. Las obras para aprovechamientos hidroenergéticos podrán estar diseñadas para producir una potencia superior a la concedida y podrá hacer el manejo de embalse de la forma que mas le convenga al concesionario, siempre que se ajuste al Artículo 43 de este Código.

Artículo 97.- Tarifas. En las concesiones que tengan por objeto la prestación de un servicio público se fijará la tarifa máxima a que deban someterse los usuarios de tal servicio. Los precios que se indiquen en la tarifa no podrán elevarse sin expresa conformidad de la autoridad concedente.

Artículo 98.- Reserva de energía para la Administración. En toda nueva concesión que tenga por objeto la prestación del servicio público de electricidad, se establecerá la obligación del concesionario de reservar un porcentaje de energía eléctrica para uso de la Administración Pública al precio que también deberá establecerse al otorgarse la autorización. El concesionario deberá construir y mantener las obras necesarias para disponer de la energía necesaria en el lugar que será consumida.

Artículo 99.- Obligaciones de los concesionarios de servicios públicos. En toda nueva concesión que tenga por objeto la prestación de servicios públicos, el concesionario tendrá las siguientes obligaciones esenciales:

a) Construir y mantener en el lugar próximo a la usina, que será determinado por la Administración Pública, las instalaciones necesarias para observar y comprobar el caudal y nivel del curso de agua.

b) Facilitar y permitir que los funcionarios y empleados de la administración pública examinen las instalaciones a que se refiere el inciso anterior y tomen las anotaciones pertinentes.

c) Mantener las obras y construcciones en perfecto estado de funcionamiento y conservación.

d) Todas las demás que resulten del acto administrativo o del contrato de concesión.

Artículo 100.- Transferencias al Estado. En las concesiones que tengan por objeto la prestación de servicios públicos, al expirar el término por el cual fueron otorgadas, o al fenecer su eventual prórroga, todos los inmuebles, obras, maquinarias, instalaciones y electroductos utilizados para la captación, producción, transformación, distribución y comercialización de la energía, como así toda otra instalación vinculada a la concesión, pasarán en propiedad al Estado, sin que éste deba abonar suma alguna por ello.

Artículo 101.- Fiscalización. La fiscalización o control de las concesiones para uso hidroenergético estará a cargo de la autoridad encargada del gobierno y administración de las aguas, con la intervención y colaboración esencial del organismo provincial competente.

Artículo 102.- Caducidad. Además de los supuestos del artículo 60 las concesiones para usos hidroenergéticos, caducan:

a) Pasado dos años desde la interrupción de la actividad o industria.

b) Después de dos años de acordada la concesión si no se hace uso de la misma.

CAPITULO 5.- Uso Industrial

Artículo 103.- Finalidad. Duración. La concesión para uso industrial se otorgará con la finalidad de emplear el agua pública para producir calor, refrigerar, como materia prima, disolvente reactivo, proceso de lavado, purificación, separación o eliminación de materiales, como componente o coadyuvante en cualquier proceso de elaboración, transformación o producción. Dicha concesión durará mientras se ejercite la actividad para la cual fue otorgada.

Artículo 104.- Unidad de medida. Las concesiones de uso industrial se otorgarán en litros por segundo y podrán otorgarse con total o parcial consumo de agua, o sin él.

Artículo 105.- Prohibición. No se otorgarán concesiones para uso industrial si el ejercicio de la misma puede ocasionar daños o alteraciones en el curso de agua o álveo, o perjudicar a terceros.

Artículo 106.- Solicitud. Requisitos. La solicitud para obtener el derecho de utilización de agua con destino industrial, deberá contener los antecedentes comunes requeridos en el artículo 31 y además:

a) Plano de las instalaciones y certificado de la autoridad competente autorizando la implantación del establecimiento.

b) Croquis explicativo de las instalaciones de toma y descarga del caudal solicitado, con indicación del porcentaje destinado a uso consuntivo y descripción del sistema de purificación o rehabilitación del agua para tratamientos de desagües y sobrantes.

Solo se autorizará el ejercicio de la concesión cuando se compruebe que el funcionamiento de las instalaciones no causará perjuicios a terceros o al medio ambiente.

Artículo 107.- Trámite. Las solicitudes de concesión para usos industriales quedarán sometidas, lo mismo que las concesiones para otro uso a los trámites prescriptos por los artículos 31, 32, 33 y 34 de este Código, en cuanto fueren aplicables.

Artículo 109.- Contaminación. Los establecimientos industriales no podrán contaminar las aguas de manera que pudiera resultar daño para la salud de personas o animales, o para la vegetación o el suelo. La autoridad administrativa dispondrá los necesarios reconocimientos químicos y si resultare comprobado el perjuicio, se ordenará la suspensión del respectivo trabajo industrial hasta que el concesionario adopte las medidas que eviten la reiteración del hecho perjudicial. Todo sin perjuicio de las demás medidas punitivas que establece este Código.

Artículo 110.- Caducidad. Las concesiones para uso industrial caducan sin derecho a indemnización alguna para el concesionario, en los siguientes casos:

a) Por interrupción por tres años consecutivos en el ejercicio de la concesión.

b) Si dentro del término de dos años, contados desde la fecha de otorgamiento del título de la concesión, ésta no ha sido ejercida.

c) Si en el caso de concesión por causa de contaminación, previsto en el artículo anterior, el concesionario no hubiese realizado los trabajos idóneos para impedir aquella en el plazo de seis meses, contados desde que fuera notificado el concesionario de su obligación de realizar tales trabajos bajo la sanción indicada, si no los realizare.

Artículo 111.- Sobrantes. El concesionario deberá devolver el sobrante de agua al cauce público correspondiente, sin contaminación y sin causar perjuicio a terceros, excepto el caso de su imposible rehabilitación.

CAPITULO 6.- Uso Terapéutico

Artículo 112.- Explotación comercial. Calificación. No pueden ser explotadas comercialmente aguas que tengan aptitudes medicinales o termales, con destino a dichos usos, sin que previamente la autoridad se pronuncie sobre las calidades de dichas aguas y autorice su explotación al estado o los particulares, determinando las condiciones en que ésta se realizará. En tales casos, la autoridad encargada del gobierno y administración de las aguas procederá de acuerdo con la autoridad técnica que en la provincia tenga a su cargo lo atinente a la higiene y a la salud.

Artículo 113.- Modo de explotación. El estado podrá explotar por sí, o por medio de concesionarios, las aguas minerales de su propiedad.

Artículo 114.- Utilidad pública. Expropiación. Por causa de utilidad pública, que en cada caso será calificada por ley, podrán expropiarse las aguas con aptitudes medicinales o termales no explotadas, como asimismo la superficie de terrenos adyacentes que se juzgue necesaria para formar el respectivo establecimiento y para servir de perímetro protector de la fuente. Antes de efectuarse la expropiación, se le concederá al dueño de las aguas un plazo de dos años para que inicie por si la explotación, regladas siempre por las disposiciones de este Código.

Artículo 115.- Embotellado. El embotellado de aguas medicinales será reglamentado y controlado por la autoridad sanitaria competente.

Artículo 116.- Preferencia para la concesión. En caso de concurrencia de solicitudes para concesiones de uso y explotación de aguas con propiedades medicinales entre particulares y el propietario de la fuente en donde broten o del propietario del terreno donde se obtengan las aguas subterráneas, se preferirá a estos últimos.

El estado tendrá siempre prioridad para uso y explotación terapéutica indemnizando a los particulares en caso de excepción que determina este artículo.

Artículo 117.- Resguardo de las aguas. La autoridad de agua, siempre con intervención de la autoridad sanitaria, podrá establecer zonas de protección o resguardos para evitar que se afecten fuentes de aguas terapéuticas.

Artículo 118.- Plazo. Caducidad. Esta concesión será personal y por un término no mayor de treinta años, el que puede ser prorrogado por la autoridad concedente. Caducará en los supuestos del artículo 110 del presente Código.

CAPITULO 7.- Uso Minero

Artículo 119.- Finalidad de la concesión. Plazos. Requisitos. La concesión de aguas, álveos y playas públicas para uso minero, se otorgará con la finalidad de que sea empleada para el laboreo de la explotación minera, para la extradición de sustancias minerales del agua o para la recuperación secundaria de hidrocarburos, así como para posibilitar la ejecución de tareas industriales de cargas y comercialización en los establecimientos. La duración de la concesión se establece en cinco años renovables en el lapso de igual duración mientras subsista la explotación minera. Son aplicables, en lo pertinente las normas generales que este Código establece en los artículos 31, 32, 33, 34, 35 y 36. En los demás son aplicables a las concesiones de uso minero, los preceptos prescriptos para el uso del aprovechamiento industrial en lo que correspondiere.

Artículo 120.- Intervención previa. El otorgamiento en las concesiones de agua para uso minero tendrá intervención coadyuvante, esencial y necesaria la autoridad minera, cuyo dictamen será siempre previo. La concesión se otorgará sin perjuicio de las disposiciones del Código de Minería y leyes aplicables.

Artículo 121.- Derecho de alumbramiento. Si durante el transcurso de las operaciones mineras de exploración o explotación fuesen alumbradas aguas subterráneas, éstas pertenecerán al propietario del terreno donde se produjo el alumbramiento, previa las indemnizaciones debidas al minero. Este no tendrá derecho a cegar la perforación ni destruir las instalaciones anexas a ella. Si el uso del agua fuese necesario o conveniente para los trabajos mineros, serán de aplicación las normas pertinentes del Código de Minería y las disposiciones legales respectivas.

Artículo 122.- Prohibición. La autoridad minera no podrá otorgar permiso o concesiones para explotar minerales en cauces o playas del dominio público o en el subsuelo de los mismos. Este permiso o concesión se otorgará por ley, previa intervención del organismo competente en materia de aguas.

Artículo 123.- Obligaciones de aviso. Multa. Quienes realizando trabajos de explotación o exploración de minas, encuentren aguas subterráneas, están obligados a poner el hecho en conocimiento de la autoridad de aplicación dentro de los 90 días de ocurrido el mismo e impedir la contaminación de los acuíferos y a suministrar a la autoridad de aplicación información sobre el número de éstos y profundidad a que se hallen, espesor, naturaleza y calidad de las aguas de cada uno. El incumplimiento de esta disposición se hará posible al infractor de una multa que será graduada por la autoridad de aplicación conforme a lo preceptuado por los artículos 283 y 284 de esta ley.

CAPITULO 8.- Uso en Navegación y Flotación

Artículo 124.- Uso de espejo de agua. Los espejos de agua son los recursos naturales, canales, dársenas de jurisdicción provincial podrán ser usados de conformidad a la reglamentación que dicte la autoridad de aplicación, por los particulares, entidades oficiales o privadas para el uso de navegación, flotación, fondeadero de embarcaciones, artefactos navales o flotantes. En los cursos artificiales se ajustará a lo que decida su propietario.

Artículo 125.- Zona de permiso de uso. Autorización de construcción. La autoridad de aplicación determinará las zonas, otorgará los permisos de uso y autorizará y/o efectuará la construcción de las obras necesarias en las superficies destinadas a fondeaderos mediante el pago del canon correspondiente.

Artículo 126.- Transporte. El uso de aguas públicas para el transporte de jangadas o maderas por flotación, requerirá permiso de la autoridad de aplicación, la que reglamentará las modalidades de transporte y fijará los lugares para varadero y carga.

CAPITULO 9.- Uso Piscícola

Artículo 127.- Concesión. Término. El uso de aguas públicas y de cursos de agua y lagos naturales y artificiales para siembra, cría o recolección de animales y plantas acuáticas requiere concesión, la que deberá ajustarse a los requisitos establecidos por esta ley y su reglamentación. La concesión será por un término no mayor de diez años, prorrogable por igual periodo.

CAPITULO 10.- Uso Recreativo

Artículo 128.- Concesión. Plazos. La autoridad de aplicación otorgará concesiones de uso de tramo de cursos de agua, áreas de lago, embalses, playas e instalaciones para recreación, turismo o esparcimiento público. También podrá otorgar concesiones de uso de aguas para piletas o balnearios. Estas autorizaciones serán a perpetuidad cuando se disponga a favor de personas jurídicas de derecho público y temporarias, por diez años como máximo, cuando se adjudiquen a personas jurídicas o físicas de índole privada. Este plazo podrá ser prorrogable por la autoridad de aplicación.

Artículo 129.- Transferencia. Las concesiones para uso recreativo serán transferibles previa conformidad de la autoridad de aplicación.

Artículo 130.- Intervención de otros Organismos. Para la concesión y transferencia de estos usos debe oírse previamente a la autoridad a cuyo cargo esté el control de la actividad turística en la provincia.

Artículo 131.- Entrega de dotación. Renovaciones. Fiscalización. La dotación no será entregada hasta que el concesionario documente haber realizado las instalaciones y trabajos necesarios y cesará dicha entrega, automáticamente, en el momento que venza el plazo autorizado, a menos que su renovación se encuentre en trámite.

TITULO IV - USOS COMUNES

CAPITULO 1.- Bebida

Artículo 132.- Derecho de uso. Toda persona tiene derecho al uso común de las aguas públicas, siempre que se poseyera libre acceso a ellas y no excluya a otro de ejercer el mismo derecho.

Artículo 133.- Usos autorizados. Los usos comunes autorizados son los siguientes:

1) Bebida, higiene humana y lavado de ropa, uso doméstico, incluido el riego de plantas en pequeña escala y solamente para los casos en que la extracción del agua se lleve a cabo sin uso de máquinas y aparatos y sin deteriorar los álveos naturales, retener, demorar o acelerar los cursos naturales y producir peligro de contaminación.

2) Abrevar o bañar ganado en tránsito, navegación no lucrativa y para recreación en lugares habilitados o autorizados por la autoridad de aplicación.

Artículo 134.- Prohibición. No se podrán hacer uso como los enunciados precedentemente en heredades privadas, sin la previa autorización de los dueños de los predios o de la autoridad de aguas.

Artículo 135.- Policía de usos comunes. Habrá una policía de los usos comunes a cargo de la Dirección de Recursos Hídricos, la que determinará la reglamentación a la que las personas deban someterse.

Artículo 136.- Prioridad. Existirá prioridad de uso común de las aguas sobre cualquier otro uso privativo, debiendo todo otorgamiento de permiso o concesión respetar tal orden de prelación.

Artículo 137.- Gratuidad. Gravabilidad. Los usos comunes serán gratuitos y solo podrán ser gravados cuando su ejercicio adquiera características de servicio.

CAPITULO 2.- Pesca

Artículo 138.- Actividades deportivas, comerciales. Para las actividades deportivas o comerciales de pesca en aguas públicas, regirán las disposiciones que determina la ley provincial pertinente.

Artículo 139.- Delimitación de zonas pesqueras. En razón de interés social, la autoridad de aguas de este Código determinará los lugares donde no se permitirá pescar, debiendo en todos los casos informar a la autoridad de pesca las resoluciones que dicte, a efectos de que ésta haga cumplimentar en su esfera las medidas generales de la política hídrica.

TITULO V - CONDICIONES Y REPARTOS DE LAS AGUAS PÚBLICAS

CAPITULO 1.- Acueductos - Tomas - Compartos

Artículo 140.- Planos e instrucciones técnicas. Ningún usuario podrá servirse de las aguas a que se refiere una concesión sino mediante la utilización de obras y acueductos, que deberán ser construidos conforme a especificaciones técnicas y planos aprobados por la autoridad administrativa, de acuerdo a la reglamentación pertinente. Además, deberán estar dotados de accesorios y mecanismos ajustados también a la misma reglamentación.

Artículo 141.- Clasificación. A los efectos de este Código los acueductos se clasifican según su magnitud relativa y función que desempeñan en:

a) Canales matrices.

b) Canales principales.

c) Ramos o hijuelas.

d) Acequias.

e) Desagües.

f) Drenes.

Entiéndese por:

1) Canal matriz: el acueducto que deriva directamente de la fuente proveedora del agua.

2) Canal principal: el que partiendo del canal matriz, sirve un ramo o hijuela de riego.

3) Ramo o hijuela: a la ramificación que nace de un canal principal.

4) Acequia: al acueducto menor, de uso privado, derivado del ramo o hijuela, que sirve para la distribución y uso del agua dentro de cada heredad.

5) Desagües: al acueducto que recibe o recoge las aguas excedentes y las ya utilizadas para la desalinización de las tierras.

6) Dren: al acueducto que tiene como función el avenamiento de las heredades.

<

Sitios de Interés

Escudo congreso          Escudo senado          Escudo biblioteca          Escudo portal fsa        Escudo judicial          Escudo infoleg